Luego del amplio despliegue militar de este martes por las celebraciones del Día de la Independencia, el ministro de Defensa, Oscar Aguad, defendió la participación de Aldo Rico, líder del movimiento "carapintadas" del levantamiento sucedido contra la gestión democráctica de Raúl Alfonsín en 1987.

En referencia al desfile militar organizado por el Gobierno, del que Rico fue parte, Aguad defendió: "Es veterano de Malvinas y tiene derecho a desfilar". Sobre este punto alegó que es "historia vieja" y minimizó los acontecimientos de la Semana Santa de 1987, en los cuales oficiales y suboficiales se levantaron en contra de las políticas que permitían enjuiciar a los militares que cometieron o fueron cómplices de delitos de lesa humanidad durante la última dictadura.

"Lo de Aldo Rico con los carapintadas es historia vieja, no creo que hay que sacarlo a eso, pasó. Fue un acontecimiento chiquito en la historia y no tuvo ninguna implicancia", consideró  Aguad en diálogo con Radio Metro, y remarcó: "Yo no creo que haya puesto en jaque a la democracia".

En este sentido, justificó que "fue un movimiento como consecuencia de algo que venía de antes", y planteó que "la democracia lo superó, no dejó que evolucionara", por lo cual él "no le daría tanta trascendencia".

Por su parte, Ricardo Alfonsín, hijo del fallecido presidente, consideró que los dichos del ministro "no hacen otra cosa que ofender a cuantos lucharon por la democracia y su consolidación, por la paz y contra la violencia". "No tenés derecho falsear la historia de esa manera, ni a agraviar así a los argentinos", remató.