El presidente Alberto Fernández afirmó este jueves que una "deuda sostenible para nosotros es una deuda que no postergue a la Argentina" y las necesidades que el país "tenia en diciembre y que se han incrementado a partir de la debacle por la pandemia" de coronavirus.

En este mismo contexto, enfatizó que propusieron a hacer "lo mismo que hicimos con Néstor en el años 2003 cuando nos hicimos cargo del Gobierno" donde había una situación explícita. "Esto es una suerte de default virtual pero lo que quisimos es que todos entendieran que por delante tenemos un compromiso en común", indicó el jefe de Estado. 

Así lo afirmó el Presidente, desde la Residencia de Olivos, tras una reunión que mantuvo con gobernadores y el jefe del gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, para interiorizarlos de la oferta que realizará Argentina para reestructurar la deuda externa.

Asimismo, Alberto reafirmó que Argentina "no aprovechó esa coyuntura mundial para dilatar la solución al problema" de su endeudamiento. "Cuando asumimos, nos pusimos un sendero. Queríamos que el FMI viniera y auditara la deuda argentina para que compruebe que era insostenible y analizará cómo debía reestructurarse el pago de los bonos con los acreedores privados", remarcó.

Por otra parte, en el comunicado presentado desde Olivos, el ministro de Economía, Martín Guzmán, habló del contexto general que se vive en el mundo por la pandemia del coronavirus Covid-19 y enfatizó que mantuvieron "conversaciones con los acreedores presentando lo que consideramos un marco macroeconómico consistente y sostenible; y tambiénn ha habido un involucramiento con el FMI en este proceso". 

"El Fondo evaluó por su parte cuál es la capacidad de pago de Argentina", añadió. En consecuencia, el funcionario comentó que observaron "fuertes similitudes entre la evaluación que hace Argentina con sus capacidades de pago y la que hace el FMI". 

"Hay consenso en que hoy Argentina no puede pagar nada, no está en una situación en la cual eso se pueda sostener", acentuó Guzmán. 

Haciendo referencia al marco económico que se vive en el mundo por el coronavirus, el funcionario detalló que "no solo hoy el país no puede pagar nada, sino que durante ciertos años no puede pagar nada y hay consenso en el que tiene que haber una reducción fuerte de la carga de deuda y que la reducción puede tomar distintas formas". 

Guzmán señaló en la conferencia de este jueves que a lo largo del proceso de decisiones, el equipo de economistas se contacto con los países del G7 y el G20, logrando apoyos internacionales a la propuesta frente a la deuda externa.