El presidente Alberto Fernández aseguró hoy que "el martes que viene termina la cuarentena" y que "si es necesario" la va a "prolongar porque entre la economía y la salud, priorizamos la salud". Además, dejó claro que el problema no es "hasta cuándo" el aislamiento, sino "que el riesgo termine".

En uno de los tramos más fuertes de la entrevista que ofreció esta tarde al programa Cortá por Lozano, que emite Telefé, condenó a "los personajes" como un surfer detenido en Ostende por evitar el aislamiento social, preventivo y obligatorio tras regresar de Brasil por la "desaprensión" hacia el resto de la sociedad. "A los idiotas les digo que la Argentina de los vivos se terminó", afirmó el jefe de Estado.

Pero no sólo se dirigió a "los idiotas". Habló de todo y afirmó que esta misma tarde enviará al Congreso un proyecto de ley para congelar por 180 días el precio de los alquileres y prohibir los desalojos.

Además, explicó que el gobierno nacional tiene "urgencia" por "resolver" la situación de los hospitales ya construidos y que durante la gestión de Mauricio Macri "dejaron abandonados".

"Hay muchos hospitales construidos que los dejaron abandonados, tenemos urgencia por resolverlo", dijo Fernández, que citó como ejemplo un establecimiento en La Matanza que recorrió recientemente, construido en 2015 y abandonado en 2016.

Sobre la traumática situación que viven los argentinos que viajaron al exterior de vacaciones aún con la pandemia declarada, explicó que "por ahora los regresos" al país "están suspendidos", con la excepción de los mayores de 65 años, quien serán la prioridad para la repatriación.

"Hemos decidido no ingresar más gente. He pedido al canciller (Felipe Solá) que los ayude con recursos", describió. A los que permanecen fuera de la Argentina les pidió que "esperen".

Sobre la política de precios, alertó que el Gobierno lleva a cabo "severos controles" de precios y subrayó que su gestión va a "perseguir y, si es necesario", cerrar negocios que no cumplan con los precios máximos, un tema que afecta a todos pero causa una tremenda preocupación en los barrios populares.

Sobre la emergencia alimentaria que alarma a los sectores más vulnerables, explicó que "lo que tienen que entender los sectores más humildes es que no pueden hacer changas, pero que nos estamos ocupando de ellos, les pido que esperen, que a todos les va a llegar la ayuda".

Por otra parte, destacó el trabajo en conjunto y coordinado que realiza la Nación, con la ciudad y la provincia de Buenos Aires en el marco de la pandemia por coronavirus.

Además, consideró que "podemos lograr muchas cosas importantes" cuando se trabaja de esta forma, al tiempo que expresó su deseo de que "aprendamos de esto" a futuro.