El presidente Alberto Fernández advirtió que "hay que tenerle un poco de miedo a la cuarentena inteligente" en referencia a la aplicación de aislamientos más flexibles en otras partes del mundo y en videoconferencia con el gobernador de Chaco, Jorge Capitanich, garantizó su apoyo para que el gobierno chaqueño logre mejorar los índices.

"La experiencia me dice que hay que tenerle un poco de miedo a la cuarentena inteligente, porque es como si a algunos el virus no los atacara. Resulta que en otros países la cuarentena inteligente no era tan así, porque en situaciones como esta necesitás parar drásticamente la circulación. No es que el Chaco es menos inteligente. El virus no diferencia entre inteligentes y no inteligentes, ataca por igual", sostuvo Fernández.

Sobre esto enfatizó: "El virus no distingue entre buenos y malos, peronistas y radicales, inteligentes y no inteligentes".

La expansión del Covid-19 en Chaco, remarcó, no es un problema de la forma en que se abordó desde la gestión del gobernador, sino de cómo ingresó la enfermedad a la provincia, con "chaqueños venidos del exterior", al igual que sucedió en otros sectores del país.

El Presidente sostuvo que "hay que ver de qué manera implementamos el Detectar, para ir acotando el problema". "Le cuento a los chaqueños que esto dio un resultado extraordinario en los barrios populares de la Ciudad de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires. Necesitamos que todos se presten al cuidado del Estado", subrayó, al contar que algunas personas no se sienten cómodas cuando les indican que deben aislarse para no contagiar.

Si bien "estamos enfrentando algo sobre lo que no tenemos experiencia", el mandatario reivindicó que "el Detectar fue una gran herramienta para afrontar el problema".

"Les pido a los chaqueños un poco más de esfuerzo. En Chaco tenemos un problema. El Chaco necesita más terapistas y mejor atención de salud", afirmó, y remarcó que el objetivo del trabajo conjunto entre Nación y la provincia es lograr que la tasa de mortalidad se equipare al promedio a nivel nacional, ya que es más elevada que en otros lugares.

Según mostró Capitanich, los alrededores de Resistencia son los más afectados por el Covid-19, con una tasa de duplicación de casos de 29,4 en el área metropolitana.

"Tenemos que mejorar el manejo de los recursos humanos", sostuvo durante su exposición con filminas y gráficos -muy parecido al método que usa el Presidente durante sus anuncios sobre la cuarentena-, aunque agregó que se mejoró la curva de casos y se incrementaron los testeos.

Con respecto a los barrios populares, resaltó que tienen un "especial cuidado" y que la aplicación del Ingreso Familiar de Emergencia ( IFE) tuvo un impacto muy positivo, aunque planteó la duda con respecto a si el tercer pago del bono de emergencia se aplicará sólo para el Área Metropolitana de Resistencia o para toda la provincia. En respuesta, Fernández le aseguró que el IFE se sostendrá en el Chaco tal como hasta ahora.

El gobernador le hizo una serie de pedidos al Presidente en relación a la provincia, como la posibilidad de armar un "esquema de refuerzo de la Gendarmería Nacional", de manera que trabajen junto a las fuerzas de seguridad locales para "ayudar en logística y potenciar el cumplimiento de la cuarentena".

Ante esto, Fernández prometió que hará los arreglos para que la Gendarmería se ponga a disposición de la gobernación chaqueña.

"Necesitamos más terapistas, más médicos clínicos y especializados que nos ayuden, y terapistas especializados con el objetivo de mejorar la atención para los casos críticos", agregó Capitanich, punto en el que coincidió Fernández y le garantizó su apoyo.

"Por razones que no entiendo bien, algunos piensan que si viajo al Chaco tengo riesgo de contagio pero no si me quedo en el lugar de más contagios", ironizó Fernández con respecto a las críticas sobre su viaje planeado a la provincia desde Buenos Aires, que finalmente fue suspendido y, en lugar de una reunión presencial, se realizó la videoconferencia. 

Agregó que el territorio le preocupa de la misma forma que otros lugares del país, cuyos problemas deben ser atendidos, resaltó. "Salgo a la vereda y tengo el mismo riesgo que en Resistencia, pero no sé cómo es la historia, me tengo que quedar acá", sumó.

Por otro lado, Fernández aseguró que al finalizar el anuncio sobre la extensión de la cuarentena le quedó "un sabor amargo", porque se refirió al Área Metropolitana de Buenos Aires pero no habló de Chaco, a pesar de que "la situación es igual" y el trabajo en pos de minimizar los contagios y mejorar el sistema sanitario es el mismo, manifestó.

"El único remedio es quedarse en casa. Tenemos que entender que no hay otra vuelta, la teconología nos ayuda, pero el virus no sabe de tecnología. El virus circula, y cuando circula contagia. Tenemos que guardar la distancia necesaria, tratar de quedarnos en nuestras casas. 'El virus no nos busca, nosotros vamos a buscar al virus'", sostuvo, al referenciar lo planteado por el médico infectólogo y asesor ante la pandemia Pedro Cahn.