El presidente electo, Alberto Fernández insistió hoy en que en Bolivia se consumó un "golpe de Estado" y pidió que "nadie se confunda", ya que "no hay ningún ejército que haya liberado a un pueblo".

"No hay ningún ejército que haya liberado a un pueblo. Hay un golpe de Estado, para que nadie se confunda, para que hablemos claro y sin mentiras. Y para que después cada uno se haga cargo de lo que dice", enfatizó el ex jefe de Gabinete, que participa de la presentación de un libro en el Centro Cultural de la Cooperación de la Ciudad de Buenos Aires.

Fernández aseguró que América Latina vive "un día aciago" porque "en Bolivia se interrumpió la democracia" y dijo que desconoce cómo terminará la "crisis social" en el vecino país.

"Es una muy mala jornada. No es un lindo día para los que queremos que la democracia se afiance entre nosotros", sentenció el mandatario electo.

Tras sostener que "hoy es un día aciago" por los hechos de Bolivia, alertó que en ese país se desató "un enfrentamiento y una enorme crisis social que no se sabe donde termina".

En Bolivia, insistió, "se interrumpió la democracia" y sostuvo que "gracias a Dios existe la solidaridad de presidentes y de pueblos latinoamericanos que fueron en socorro del agredido, que se llama Evo Morales".

El presidente electo expresó que tiene una "gratitud eterna" para con el jefe de Estado mexicano, Andrés López Obrador, por brindarle asilo a Evo Morales, y también destacó la ayuda ofrecida por los presidentes de Perú, Martín Vizcarra, y de Paraguay, Abdo Benítez, con quienes se comunicó telefónicamente en la noche del domingo, horas después de la renuncia del mandatario boliviano.

Te puede interesar:

Ver más productos

Stiglitz le dio una mano a Guzmán y y ya habló con el FMI

Stiglitz le dio una mano a Guzmán y y ya habló con el FMI

La devoción del Papa por la Virgen.

La devoción del Papa por la Virgen

Ver más productos