Con la extensión del plazo de negociación entre los acreedores y el equipo económico, liderado por el Ministro de Economía, Martín Guzmán, hasta el 12 de junio, el presidente Alberto Fernández afirmó este viernes que quiere un "acuerdo por la deuda", aunque subrayó que la solución alcanzada "no debe hipotecar el futuro de Argentina".

Mientras la negociaciones continúan dando buenas señales ante un posible arribo entre las partes, el mandatario enfatizó en que los acreedores "corroboran día a día la voluntad de encontrar una solución", y desestimó "dogmas" por parte de la Casa Rosada al momento de encarar la discusión. 

"No nos hemos encerrado en dogmas ni en actitudes tercas, lo que sí queremos es garantizar que el acuerdo que hagamos lo podamos cumplir en el futuro", resaltó Fernández en canal Trece.

En este sentido, confesó que hoy el país está "mucho más necesitados" que antes de la pandemia por coronavirus, razón por la cual se debe "ser mucho más prudentes".

"Yo tengo confianza en que podamos encontrar un acuerdo en tanto y en cuanto los acreedores entiendan que no vamos a hipotecar el futuro de Argentina", consideró. 

Además, destacó que la búsqueda por la resolución tiene que guiarse para que la deuda "no sea más un problema para los argentinos, ni un condicionante para el desarrollo".

"Lo que ocurre también, como siempre pasa en una negociación, es que hay posiciones más tercas, más duras, más firmes, y algunos acreedores que hacen más difícil la negociación, pero es una negociación", deslizó el mandatario al revelar los detalles del encuentro que mantuvo el martes con un grupo de empresarios en Olivos.

"El Gobierno va a seguir negociando", resaltó, y precisó que se ha "escuchando la contrapropuesta de los acreedores" por lo que se encuentra trabajando con el ministro Guzmán para acercarse la propuesta de los bonistas 

"Argentina tiene hoy muchas más necesidades que cuando empezamos esta discusión, porque esta discusión la empezamos antes de que el coronavirus se desatara, por eso estamos trabajando con el Ministro de Economía para encontrar una solución, sin que esto signifique poner en riesgo el presente y el futuro argentino", concluyó el mandatario.