El presidente Alberto Fernández volvió a enfatizar en la intención por lograr que el Estado tenga el control de la empresa Vicentin, tras el fallo averso del juez de Reconquista Fabián Lorenzini, que repuso al directorio de la firma y asignó a los interventos enviados por la Casa Rosada como veedores.

En diálogo con El Destape Radio, el mandatario dió detalles de los encuentros previos que mantuvo con los representantes de la cerealera santafesina, en donde "siempre reclamaron por que el Estado de haga cargo de la empresa".

"Los accionistas de Vicentin hablaron conmigo y con gente cercana al Gobierno, siempre reclamando que el Estado se hiciera cargo de la empresa porque no tenían objetivamente condiciones de sostenerla. Nosotros analizamos la situación", reveló Fernández. 

Además, aseguró que Vicentin "no es una empresa que entró en crisis, sino que tiene una crisis rodeada de otros tipos de problemas", de "tipo judiciales", entre las que destacó: "presuntas estafas a los bancos nacionales de los que recibieron créditos cuantiosos en los años del gobierno anterior, e incluso denuncias por lavado de dinero". 

"Es por eso que me resultó absolutamente impedido el negociar un rescate con los accionistas, porque el Estado no está, y mucho menos a esta altura de los acontecimientos, para a negociar con ellos, entonces entendí que la única alternativa clave era la posibilidad de la expropiación", remarcó. 

Sobre el proyecto de Ley anunciado el lunes pasado, el mandatario afirmó que la expropiación "no es un objetivo en sí mismo, sino un camino"

"La expropiación no es un objetivo en sí mismo, sino un camino, porque lo que nosotros queremos es que Vicentin, que fue una empresa que en los últimos tres años ha tenido una gestión poco saludable, se recupere y precisamente era una de las alternativas".

"Yo sé que la palabra expropiación para una parte de la sociedad hace pensar que el Estado quiere quedarse con bienes que no son de ello, pero en este contexto, fueron los mismos Vicentin quienes después de que anunciara la intervención y el proyecto de expropiación, me pidieron una reunión y vinieron a Olivos a verme - en la que participo el CEO Sergio Nardelli -. Allí me volvieron a plantear que la única solución que tienen es que sea el Estado quien se haga cargo, aunque según ellos, se podía resolver el tema sin necesidad de efectivizar la expropiación. Si alguien tiene una propuesta mejor, estoy dispuesto a escucharla", detalló Fernández.

Sobre la nueva estrategia que se puso en marcha, el Presidente indicó que junto al gobernador de Santa Fe, Omar Perotti analizaron "todas las alternativas", y una de ellas era que la posibilidad de que la Inspección General de Justicia santafesina pida la intervención de la sociedad en los mismos términos que lo que se planteó en el momento del anuncio. "De esta forma Estado capitalizaría sus deudas"

"Cuando ayer Perotti (Omar) fue a presentar esta alternativa, se encontró con que el juez había lanzado una medida que ni siquiera es reconocida legaltemente; son inventos de la jurisprudencia"

Sobre el fallo, aseguró: "me parece que es disparatado, es una fallo editado por alguien que tiene culpa por lo que está haciendo, porque en los fundamentos afirma que no puede hablar de la constitucionalidad, en la misma medida que resuelve veedar el DNU que tiene fuerza de Ley" 

"Cuando Perotti me planteó lo que pasó, me di cuenta que nos encontramos frente a un contexto llamativo en donde el juez parece no estar dispuesto a ver las opciones. A mi me pidieron que escuche alterantivas, y una de ellas no fue tenida en cuenta", fustigó el Presidente. 

"Escuché una opción que garantiza que quienes llevaron al debacle a la empresa, salgan de la administración, que sean removidos. Vicentin  es una empresa que debe 100 mil millones de pesos porque no está operando más que a sazón, y que ya no comercializa ni negocia nada. Lo que creo es que nosotros no podemos dejar que esos mismos accionistas sigan al frente de la empresa porque son los causantes del problema.Dejaron un tendal de productores colgados. Sigo en la búsqueda en un concenso, para que el Estado de haga cargo, resuelva el problema y tengamos en el sector cerelalero, una empresa que nos permita ver como este mercado funciona y cómo se desarrolla", puntualizó el mandatario. 

"En los últimos años han proliferado un montón de sociedad que cuando yo les pregunté a Nardelli el porqué de tantas sociedades me respondió que necesitaban hacerlo para poder pasar créditos", continunó el presidente Alberto Fernandéz, y sentenció: "Si el juez me dice que no, entonces estaríamos obligados a expropiar, porque no hay otra solución".