El presidente Alberto Fernández se mostró a favor de la recomendación de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) de otorgar libertades excepcionales para presos de menor peligrosidad como medida preventiva por contagios de Covid-19: "La cárcel es un lugar de concentración humana muy riesgosa", aseguró. 

En medio de la polémica por el acuerdo tras el motín en la cárcel de Devoto, el mandatario avaló las recomendaciones para la protección de presidiarios de "mayor riesgo" ante una eventual transición de coronavirus. En diálogo con Radio con Vos, aseguró que en los centros de detención "hay gente debilitada, que puede sufrir la enfermedad, diabéticos, gente con HIV y de más de 65 años”.

“La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) recomendó a todos los países que integramos el pacto de San José de Costa Rica tengamos presente que debemos tender a asegurar la salud de los que están presos y pueden contraer el coronavirus. Y ahí recomienda desde detención domiciliaria hasta libertades restringidas, como pueden ser las pulseras para tener un control sobre ellos", detalló Fernández, mientras que resaltó que en Chile, el presidente Sebastián Piñera "tomó el mismo camino e indultó 1.300 presos”. 

En relación a las críticas, el mandatario cargó contra quienes "no hacen los análisis correspondientes" y quienes acusan al gobierno de 'querer liberar para buscar la impunidad': “Cada dos por tres leo un tuit de Patricia Bullrich que dice que queremos indultar. No es eso”. 

Mientras tanto, la Cámara de Casación Penal se sumó a las recomendaciones y exhortó a los centro penitenciarios a que adopten medidas alternativas al encierro para los detenidos que pertenezan a grupos de riesgo. El viernes pasado la cárcel de Devoto fue el escenario de un motín que duró poco más de 10 horas ante la detección de un caso positivo en un miembro del servicio penitenciario.