El presidente Alberto Fernández advirtió que las economías en la actualidad "solo favorecen que el ingreso se concentre en muy pocos y que la pobreza se distribuya entre millones", al disertar en el encuentro de mandatarios del G-20 desde la residencia de Olivos.

Fernández pidió "transformaciones profundas que garanticen un equilibrio entre el crecimiento económico, la inclusión social y la sostenibilidad ambiental".

En ese sentido, cuestionó también las políticas de dumping sobre productos agrícolas y reclamó "un comercio agrícola abierto y transparente" ante el G20, un foro económico que está compuesto, además de Argentina por Australia, Brasil, Canadá, China, Francia, Alemania, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Rusia, Arabia Saudita, Sudáfrica, Corea del Sur, Turquía, Reino Unido, Estados Unidos) y la Unión Europea. Este año Arabia Saudita invitó a participar además a España, Jordania, Singapur y Suiza.

“El camino de salida requiere promover políticas económicas, industriales y sociales orientadas al cambio estructural de nuestras economías que hoy solo favorecen que el ingreso se concentre en muy pocos y que la pobreza se distribuya entre millones. Exige transformaciones profundas que garanticen un equilibrio entre el crecimiento económico, la inclusión social y la sostenibilidad ambiental", indicó.

En su participación, se refirió también a

Crisis alimentaria

"Aumentar el potencial productivo agrícola en todas las regiones del país. Un comercio agrícola abierto y transparente es esencial para poner fin al hambre atendiendo las necesidades de los más desfavorecidos. Pero no se trata sólo de asegurar la comida para simular un ‘decoroso sustento’. Es imprescindible que todos accedan al derecho a la propiedad sin exceptuar a nadie".

Inclusión digital

"Aún persisten brechas considerables en el acceso efectivo al mundo digital. Por eso, diseñamos un plan de conectividad, distribuimos equipos y brindamos formación docente en el uso de herramientas digitales. Estamos comprometidos con el acceso a una educación inclusiva, equitativa y de calidad para todos, en particular para todos en particular y fundamentalmente para las niñas y los grupos vulnerables". 

Inclusión financiera

"Hay que otorgar acceso igualitario y universal, así como adoptar las medidas necesarias para asegurar que nadie se quede atrás. Para apuntalar la recuperación debemos aumentar la inversión de calidad en infraestructura con el objetivo de aumentar la productividad, la creación de empleo y lograr un crecimiento sólido".

Agregó que "la brecha de género no sólo debe reducirse en materia de educación o de acceso a la tecnología, sino también en el mercado laboral y productivo. El empoderamiento de las mujeres resulta un imperativo moral y ético que además de ampliar legítimamente derechos, ayuda en la lucha contra la pobreza, la inseguridad alimentaria".