El presidente Alberto Fernández defendió el proyecto presentado por el kirchnerismo en el Senado para cambiar la forma en que se elije al Procurador de la Nación. La iniciativa plantea dejar atrás la modalidad actual que exige dos tercios para que, en su lugar, se vote por mayoría absoluta. Además, ratificó su apoyo al juez Daniel Rafecas, el candidato propuesto para el cargo.

"Hace más de 15 años que no tenemos un defensor del pueblo porque se necesitan dos tercios del Senado para nombrarlo, eso es constitucional, pero lo del Procurador no. Tenemos que hacer más fácil el trámite de la designación de funcionarios en determinadas instituciones", sostuvo Fernández en diálogo con Radio 10.

Los senadores más cercanos a Cristina Kirchner buscan avanzar con una propuesta de ley para reformar el Ministerio Público y establecer que tanto el Procurador como el Defensor General de la Nación sean elegidos por mayoría absoluta, en lugar de los dos tercios que se exigen actualmente. Así, el Procurador pasaría de elegirse con 48 votos a necesitar solo 37.

Mientras la oposición insiste con que los jefes de los fiscales y de los defensores oficiales deben seguir siendo elegidos por mayoría especial, desde el oficialismo apuntan a flexibilizar esa cuestión.

"Creo que Argentina necesita de una vez por todas tener un Procurador", enfatizó Fernández, quien consideró que ese puesto "es un lugar muy importante para el buen funcionamiento de la Justicia".

El Presidente manifestó su apoyo a Rafecas: "Conozco a Daniel hace años y sé que es un principista, pero no es un tema de principios, es un tema práctico", sostuvo.

"Parece ser que quienes se oponían a la designación de Rafecas son los mismos que persiguieron y echaron a Alejandra Gils Carbó y nunca nombraron otro Procurador", remarcó, en referencia a la salida de la exjefa de fiscales en 2017, durante el gobierno de Mauricio Macri.

El viernes, el bloque del Frente de Todos en el Senado obtuvo el dictamen en la Comisión de Justicia para el proyecto que busca reducir la mayoría necesaria para designar el cargo de Procurador, que además apunta a establecer un período de tiempo limitado en el ejercicio de sus funciones, e impone un control a través de la bicameral del Ministerio Público.

Actualmente el cargo de Procurador es ejercido por Eduardo Casal, que tiene el título interino tras la remoción de Alejandra Gils Carbó en diciembre de 2017. El macrismo no logró conseguir los dos tercios de la Cámara para nombrar a alguien en el cargo, y ante esta imposibilidad, el Frente de Todos quiere bajar los votos a 37, la mitad más uno.

El dictamen unificó el proyecto del senador peronista aliado del oficialismo Alberto Weretilneck, ex gobernador de Río Negro, para que el cargo se vote por mayoría absoluta, junto con las iniciativas de Martín Lousteau y Lucila Crexell, ambos opositores, que solicitaban se limitara a un período de cinco o seis años al cargo de Procurador.