El presidente Alberto Fernández se volvió a referir ayer a la discusión en torno a la existencia o no de presos políticos en el país, y tras pedir "prudencia" en relación al tema, señaló que no hay "nadie detenido sin causa a disposición del Poder Ejecutivo", condición necesaria, indicó, para definir a un "preso político".

Lejos de apaciguar el tema, los dichos del mandatario volvieron a poner sobre el tapete una discusión que no solo atraviesa a los organismos de derechos humanos, sino que impacta de lleno en las líneas de su propio gobierno, donde los sectores vinculados al kirchnerismo enarbolan la existencia de detenciones por razones políticas.

"El tema semántico no es menor porque el preso político técnicamente es el que está a disposición del Poder Ejecutivo; es el preso sin causa. Yo no tengo a ningún preso político y, obviamente, me molesta que digan que tengo presos políticos porque no los tengo", afirmó el jefe de Estado, quien llamó a "ser prudentes" porque "si en el mundo escuchan que en la Argentina hay presos políticos, lo primero que piensan es que Alberto Fernández mete gente en la cárcel por su condición política".

Tras considerar la discusión abierta como " tan innecesaria", recordó su histórico cuestionamiento a las "detenciones arbitrarias" y reseñó la visita que le hizo a finales de 2016 a Milagro Sala, a quien sí consideró -en lo que atañe al primer tiempo de su detención- como a una "presa política" y aludió así a la circunstancia de "detención indebida" de la dirigente jujeña. Cabe destacar que parte del debate gira en torno a las prisiones de ex funcionarios, entre ellos el ex vicepresidente Amado Boudou y el ex ministro de Planificación, Julio de Vido, entre otros.

"En Argentina hay presos políticos porque en el caso de los jueces de Jujuy o Bonadío y la Cámara Federal, en especial la Sala I de Bruglia y Bertucci, sus decisiones respondieron a cuestiones políticas", dijo ante la consulta de BAE Negocios, un reconocido abogado querellante en causas por crímenes de lesa humanidad, quien evaluó que el tema le molesta al Gobierno "porque al decir yo no tengo presos políticos implica decir no soy yo el que los mantiene en esa situación, vienen de atrás, si asumo que hay presos políticos algo desde la política puedo hacer para que se termine esa situación, lo que no está ocurriendo".

Por su parte, una fuente del Ejecutivo nacional dijo que desde el Gobierno buscan bajarle el tono a la controversia, mientras que Nora Cortiñas de Madres Línea Fundadora, le restó importancia al subrayar que "decir presos políticos y detenciones arbitrarias es lo mismo". "Creo que hay ganas de empezar una discusión para distraer de lo que estamos viviendo con el pago de la deuda", sostuvo.

Más notas de

Horacio Aranda Gamboa

Hacinamiento y déficit de condiciones sanitarias complican la situación en las villas

Los Piletones, uno de los tantos barrios afectados

Las Fuerzas Armadas iniciaron el reparto de alimentos en Rosario

El Ejército y la Fuerza Aérea se desplegaron en Rosario para repartir alimentos

Respaldo de los gobernadores a las medidas por la pandemia

Al mediodía, el jefe de Estado recibió las recomendaciones de los expertos en salud

Fernández se comprometió a redoblar la ayuda alimentaria en los barrios carenciados

Gustavo Carrara

Las restricciones no frenaron los reclamos a 44 años del último Golpe de Estado

Los pañuelos blancos, protagonistas en los balcones

Organizaciones sociales advierten por la situación en el conurbano

Preocupa a las organizaciones sociales la situación en el conurbano

Organizaciones de derechos humanos, contra el Estado de sitio

Organizaciones de derechos humanos, contra el Estado de sitio

Fernández hará foco en el futuro, evitará hablar de herencias y buscará eludir la grieta

Alberto apelará a una "épica de normalidad"

Fernández destacó el "gran esfuerzo" realizado por los maestros

Alberto celebró el pacto con los docentes

El PJ comienza su alineamiento interno y busca ampliar bases

Goja quiere evitar roces en la discusión

noticias relacionadas