En el acto de cierre de campaña del Frente de Todos, el presidente Alberto Fernández sentenció que su obligación "es con el pueblo", mientras que "el resto le importa un bledo". Durante su discurso, el mandatario acusó a la oposición de espiar jueces, cerrar ministerios y criticar los avances en la vacunación, y luego llamó a construir "una Argentina solidaria" a partir del día 100 de normalidad. Por su parte, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner dijo que los funcionarios "tienen que ser tercos" y reiteró que en las Elecciones 2021 "se votan dos modelos de país". 

El Presidente Alberto Fernández remarcó que "nada les importa más que el trabajo" y destacó la aplicación del Ingreso Familiar de Emergencia ( IFE) durante la pandemia del coronavirus (Covid-19). Además, pidió "ponerle el pecho" a la adversidad. "Somos peronistas", defendió.

"Para nosotros no todo es lo mismo. No es lo mismo un país que le importe la salud pública que uno que deja que la salud la resuelva el mercado. No es lo mismo vivir en un país donde gobiernen los que creen que la educación pública es un derecho de todo ciudadano para acceder al conocimiento que los que creen que es una desgracia en la que algunos caen o las que creen que las universidades no están hechas para los hijos de los trabajadores", agregó el mandatario, en una clara referencia a las declaraciones de María Eugenia Vidal.

"Somos peronistas, pongámosle el pecho a esta nueva adversidad"

En su discurso, Alberto Fernández recordó que el gobierno de Mauricio Macri "cerró el ministerio de Salud y el ministerio de Trabajo". "Ese es el valor que le dan al trabajo", dijo. En este sentido, agradeció el trabajo de los científicos en la pandemia, y marcó que lograron facturar 24 millones de dólares en plena emergencia sanitaria gracias a los kits de testeos rápidos. "Estoy seguro que el año que viene nos darán la vacuna contra el Covid hecha por argentinos y producida  íntegramente en Argentina.

Por otra parte, dijo que ve que "en este país cada uno dice lo que se le da la gana", y ningún medio es perseguido o acallado. En referencia a la Justicia, destacó que "ya no tienen más espías al servicio de los jueces ni operadores judiciales metidos en los despachos comprando jueces y voluntades". 

 

 

"El país donde vivimos ahora se parece mucho más a una República que el país que nos dejaron", criticó Alberto Fernández.  

"Nos dijeron que la vacuna era veneno, que nunca iba a llegar la segunda dosis, que no íbamos a vacunar a los chicos. Mal que les pese, tenemos un alto porcentaje de Argentina vacunada", destacó el Presidente. "Mi obligación es con el pueblo, el resto me importa un bledo", sentenció.

"Yo quiero que tanto sufrimiento que pasamos nos sirva para hacer una Argentina más solidaria. Al Norte lo atendiario Néstor y Cristina, pero después fue sumergido en el más cruel de los olvidos. Tenemos que igualar y terminar con la Argentina de las asimetrías. Lo que no quiero es ver tanta riqueza en el centro y tanta necesidad en el Norte y el Sur", agregó el jefe de Estado.

Gobernadores y funcionarios rodearon al Presidente en el discurso de cierre de campaña

"Esa sociedad igualitaria exige renovar el contrato social del que habló Cristina. Nuestra voluntad sigue intacta, los que no parecen tenerla son ellos. Ante tanta desigualdad, les pido que el día 100 estemos juntos para terminar con tanta decadencia y el dolor que la pandemia nos dejó", exclamó el Presidente frente a los aplausos del público.

Finalmente, Alberto Fernández concluyó: "Esa Argentina que tenemos que construir solidariamente depende de nosotros. Que no nos convenzan del derrotismo que quieren imponernos. Somos un país maravilloso. Pongámonos de pie para vivir la vida que queremos". 

Discurso de Cristina hoy

Por su parte, Cristina Fernández de Kirchner aseguró que "los funcionarios tienen que ser tercos" en su discurso en el cierre de campaña del Frente de Todos en Tecnópolis, donde recordó cómo nació el espacio dedicado a la ciencia y tecnología.

"Yo tenía muchos funcionarios tercos. Los funcionarios tienen que ser tercos, no tienen que bajar los brazos ante el mínimo impedimento. Cuando uno es funcionario tiene que ser terco, muy terco. No para no escuchar ni debatir, sino para no abandonar a la primera de cambio", subrayó la vicepresidenta en el acto.

La vicepresidenta al repasar cómo en 2011 el entonces jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, le prohibió montar Tecnópolis en la Ciudad de Buenos Aires, por lo que finalmente se emplazó en Villa Martelli, provincia de Buenos Aires. "(Oscar) Parrilli es terco, y yo más que él", sostuvo al rememorar cómo el ex funcionario de su gobierno salió con Tristán Bauer a buscar el predio donde hoy funciona Tecnópolis.

 

 

"Gobernar es hacer, está en nuestro ADN de peronistas", y remarcó: "Estamos construyendo un país diferente, no sólo para nosotros sino para todos y todas. Gobernamos así: para todos. Nunca le preguntamos a nadie qué ideología tiene para reconocerle un derecho".

Kirchner hizo foco en políticas y logros que realizó durante sus ocho años de mandato, pero también destacó la gestión en pandemia del presidente Alberto Fernández: "El hacer nuestro a partir del 10 de diciembre de 2019, cuando después de cuatro años tremendos que pasó nuestra sociedad con políticas muy duras, pensaba 'pucha, siempre que llegamos nosotros está todo mal'", lamentó, al recordar que cuando asumió su esposo Néstor Kirchner el país estaba "defaulteado" y "sacó menos votos que la cantidad de desocupados que había".

"Cuando llegamos este 10 de diciembre de 2019, el país no era el mismo. Esto ya no es una cuestión de posicionamiento o ideología. Aquel Fondo Monetario Internacional que Néstor había despachado en el 2005 pagando toda la deuda en cash, junto con Lula en Brasil, había vuelto. Pero si Néstor, más bien, el pueblo argentino, tuvo que pagar 9.800 millones de dólares, ahora ya no eran 9.800 millones. Era un Fondo con un activo en contra nuestro de 44 mil millones de dólares", remarcó.