El presidente Alberto Fernández reivindicó la figura del General José de San Martín al encabezar el acto por el aniversario número 170 de su muerte en el Regimiento de Granaderos a Caballo, en el barrio porteño de Palermo. Allí, dio un discurso en el que habló sobre la "intolerancia" que sufrió el prócer, y aseguró que en la actualidad el Gobierno sigue sus pasos "plantándose frente a los acreedores y exigiéndoles que no nos hagan pagar una deuda a costa de nuestro pueblo".

La referencia a la deuda externa tiene que ver con que este lunes el Gobierno formalizó ante la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC por su sigla en inglés) la mejora a la oferta de canje, luego lograr un acuerdo con los principales grupos de bonistas. Además, ratificó la extensión por cuatro días más del período de aceptación para los acreedores, que ahora vence a las 17 hora Nueva York del 28 de agosto.

Mientras que la oposición convocó para hoy mismo a un "banderazo" y marchas en todo el país en contra del Gobierno por las medidas de cuarentena que toma a causa de la pandemia de coronavirus, el jefe de Estado remarcó que San Martín fue en su época "víctima de la intolerancia y la descalificación".

La ceremonia comenzó con la entonación del Himno Nacional, luego el mandatario colocó una ofrenda floral al pie del busto al general San Martín, y antes de iniciar su discurso realizó un minuto de silencio en homenaje al "Padre de la Patria".

El Presidente recordó que San Martín "sólo estuvo 12 años en nuestro continente en toda su vida", y luego se tuvo que exiliar. En contraste con su cruce por los Andes para lograr la independencia argentina y de América Latina, comparó que "hoy tenemos que cruzar montañas infinitas que se llaman 'pandemia', y en cada rincón hay gente de las Fuerzas Armadas ayudando allí donde los argentinos lo necesitan".

Fernández recalcó que "San Martín también fue víctima de la intolerancia, de críticas inmerecidas y soportó persecuciones". "Tanto fue así que sólo pudo estar 12 años en este continente, para terminar exiliado en Europa", lamentó.

Luego de citar un fragmento de una carta de San Martín en la que hacía referencia al dolor que le provocaban las críticas y cuestionamientos injustos, el mandatario nacional sostuvo que "lo que pesa es lo presente de un modo de actuar de nuestra sociedad, cómo ha permanecido constante ese modo de proceder de descalificar a hombres de la talla de San Martín".

"Cuento estas cosas en tiempos en que nos debatimos los argentinos otra vez tratando de ver cuál es el camino en el que podemos dialogar y construir un camino común, tomar decisiones que construyamos entre todos, y cuán difícil es frente a la necedad de los otros. Tomo de ejemplo a San Martín, porque no hay ejemplo más virtuoso. Han pasado 170 años de su muerte, y muchos momentos de la Argentina se siguen repitiendo, como en aquella década de 1820, que lo vio dejar el continente para no volver más", expresó.

Sobre esto, horas antes del "banderazo" impulsado por Juntos por el Cambio, expuso que "San Martín fue víctima de la intolerancia, de la descalificación". "En ese espejo de incomprensión debemos mirarnos para no ser iguales, para no hacer lo mismo, para entender de una vez por todas que nos ha tocado vivir en un momento de la humanidad y de la Argentina, donde una pandemia nos asedia, nos enferma, contagia y mata", insistió.

"Tenemos que reconstruir un país que han dejado aniquilado económicamente, que han dejado endeudado de un modo impresionante, que han condicionado el futuro de muchas generaciones. Que han sumido en la pobreza a más del 40% de los argentinos. No digo nada de esto para reprochar, lo digo para recordar, para tener memoria, para poder entender cuáles son los Andes que tenemos que cruzar hoy", sostuvo en un guiño hacia el gobierno de Mauricio Macri.

Para Fernández, "hoy el orgullo nacional se gana plantándose frente a los acreedores y exigiéndoles que no nos hagan pagar una deuda a costa de nuestro pueblo, hoy el orgullo nacional nos lleva a plantarnos frente al mundo y decirles que queremos ser parte de la construcción de una vacuna que termine con esta pandemia y donde nadie lucre, y lo hemos logrado".

"Nos preguntaban qué estábamos haciendo, en qué estábamos paveando. Estábamos haciendo con Oxford una vacuna que vamos a producir en Argentina y junto a los mexicanos. Y, tal vez, en ese abrazo extendido entre México y Argentina podamos abrazar a todo el contienente para que todos tengan la vacuna, para que todo el continente termine con la pandemia, para que ya no haya pueblos latinoamericanos que sufran para poder acceder a un remedio que los aleje del coronavirus. Lo hemos logrado porque por sobre todas las cosas nosotros pensamos en nuestro pueblo. Muy lejos estamos de parecernos a San Martín, pero tratamos de copiarlo todo lo que podemos", planteó el Presidente.

En un repaso de la historia de San Martín, Fernández recordó: "En 1812 llegó, construyó su batallón de Granaderos, y allí dio inicio a su gesta en la Batalla de San Lorenzo. De allí en adelante, la historia nos muestra un San Martín inmenso, preocupado por la libertad latinoamericana y por la independencia Argentina".

Al respecto, destacó que combatió "al imperio español con mucha fortaleza, convencido de que para lograr la causa de la independencia sólo bastaba el orgullo nacional". "Tuvo ese coraje, esa valentía. Entendió que no bastaba con pelear en el Río de la Plata, y se fue a protagonizar una gesta histórica, analizada en el mundo entero: haber cruzado los Andes como lo hizo", sostuvo.

Tras repasar su paso por Chile y Perú, destacó el logro de la independencia en ambos países y su encuentro con Simón Bolívar. "Nunca supimos qué pasó en ese encuentro. Lo único que sabemos es que ellos dos nos dieron la independencia a América Latina", junto con otros hombres y mujeres para que sea "un continente recnocido, independiente de lo que era el imperio español", enfatizó.

"Los mejores hombres de nuestras Fuerzas Armadas ven en él al modelo de conducta, y está muy bien que así lo hagan en estos tiempos en que tan cerca estamos trabajando con nuestras Fuerzas", indicó Fernández, y planteó que "hoy en día el Ejército, la Fuerza Aérea y la Armada Argentina se unen al resto de los argentinos para enfrentar los problemas del presente".

Por otro lado, celebró que, al igual que "San Martín sumó la ayuda de las mujeres" en su cruce por los Andes, hoy tanto los Granaderos como el resto de las Fuerzas Armadas incorporaron integrantes mujeres, "terminando con desigualdades, inequidades, e integrando". Sobre esto, subrayó que desde hoy las integrantes del Regimiento de Granaderos comienzan a usar el mismo uniforme que sus pares hombres, algo que "no pasaba".

"No es sólo el hecho de vestir del mismo modo. Vestir del mismo modo supone integrarlas con los mismos derechos y las mismas obligaciones. Como sociedad estamos siendo mejores cada vez que integramos a la sociedad y le damos a la mujer el lugar que le corresponde", manifestó el Presidente, al felicitar a las Granaderas por portar su uniforme con "orgullo".

El Presidente se fotografió al finalizar la ceremonia con las cuatro Granaderas presentes: la Teniente Primero María Cortabarria; la Cabo Primero Brenda Laureano; y las Granaderas Gabriela Galeano y Felicitas Reyes