Alberto Fernández se transformó hoy en el electo presidente de la Argentina al ganar las elecciones generales en una fórmula en la que fue acompañado por la ex presidenta Cristina Kirchner.

Con más del 93% de las mesas escrutadas, el candidato del Frente de Todos se imponía en las elecciones generales con el 47,91% de los votos seguido del candidato de Juntos por el Cambio, Mauricio Macri, con el 40,57%. De esta manera, el aspirante de la fuerza peronista ganó en primera vuelta y respondió de esta manera a la pregunta quién va ganando las elecciones 2019.

La fórmula del ex jefe de Gabinete y de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner se llevan 12.004.590 votos, en tanto que el dúo que aspira a la reelección de Macri y la vicepresidencia de Miguel Ángel Pichetto contabiliza 10.164.261 de sufragios.

En una elección muy polarizada, quedó en tercer lugar la fórmula Roberto Lavagna - Juan Manuel Urtubey, que obtiene sólo el 6,18% de los votos mientras que el Frente de Izquierda - Unidad que lleva a la fórmula Nicolás del Caño - Romina del Plá, cosecha el 2,15% de los sufragios.

El Frente NOS que lidera el candidato Juan José Gómez Centurión queda en quinto puesto con el 1,71% y por último, el frente Despertar que tiene como cabeza de fórmula a José Luis Espert, alcanza el 1,47% del total.

En porcentaje, según los datos oficiales, hubo un 80% de participación del padrón electoral y el total de votos fue de 21.288.530 de los cuales 97,68% fueron afirmativos y sólo el 1,31%, en blanco. Los votos nulos representaron el 0,88% mientras que 0,10% fueron votos impugnados.

Por qué no hay balotaje

En Argentina gana en primera vuelta el candidato que consiguió más del 45% de los votos afirmativos (no cuentan los votos en blanco), o más del 40% con una diferencia de más de 10 puntos con el segundo candidato.