El presidente Alberto Fernández se comunicó este jueves con el dirigente peruano Pedro Castillo para felicitarlo por su aparente triunfo en el balotaje presidencial en ese país y le expresó el deseo de aunar "esfuerzos en favor de América Latina".

A través de la red social Twitter, el jefe de Estado informó respecto de la comunicación que mantuvo con Castillo y lo denominó "presidente electo de Perú", a pesar de que la autoridad electoral de ese país, el ONPE, todavía no proclamó un ganador oficial.

"Hoy me comuniqué con Pedro Castilllo, presidente electo de Perú. Le expresé mi deseo de que unamos esfuerzos en favor de América Latina. Somos naciones profundamente hermanadas", afirmó Fernández.

Además, dijo celebrar que "el querido pueblo peruano enfrente el futuro en democracia y con solidez institucional".

El propio Castillo agradeció el saludo de Ferández citando su tuit: "Gracias por tus palabras, querido Alberto. Juntos trabajaremos por una América Latina más justa, democrática y libre", expresó el candidato de Perú Libre.

Castillo, docente y dirigente social, ya había sido felicitado, entre otros, por dos ex presidentes latinoamericanos como Lula da Silva y Evo Morales y había recibido la reprobación del mandatario de Brasil, Jair Bolsonaro, quien -durante un acto con evangélicos y empresarios en Anápolis- afirmó: "Ahora hemos perdido a Perú".

Sin embargo, Alberto Fernández es primer mandatario en funciones de la región que celebra la presunta victoria del candidato izquierdista peruano.

Quién es el nuevo presidente de Perú 2021

Todavía no hay un ganador oficial del balotaje peruano entre Castillo y Keiko Fujimori. 

El propio Castillo se declaró ganador de los comicios el pasado martes, al afirmar que "de acuerdo al informe de nuestros personeros, ya tenemos el conteo oficial del partido, donde el pueblo se ha impuesto a esta gesta, a la cual saludamos".

Sin embargo, la autoridad electoral de Perú aun no proclamó el triunfo de ninguno de los dos candidatos.

De acuerdo con el último reporte oficial de la Oficina Nacional de Procesos Electorales de Perú (ONPE) de las 12, (las 14 en la Argentina), contabilizadas el 99,99 % de las actas, Castillo suma 8.795.550 de votos (50,2%), y Keiko Fujimori 8.725.414 (49,8%).

Aunque la diferencia es mínima, de solo 70.000 votos, con la práctica totalidad de las actas ya contabilizadas parece ser irreversible para Fujimori. 

La esperanza de la hija de Alberto Fujimori estaba en los votos del extranjero, en donde ganó por amplio margen y cuyo conteo fue más lento que los votos locales. Sin embargo, ya fueron contabilizadas el 91% de las actas de quienes votaron fuera de Perú, por lo que la candidata derechista no llegaría a descontar la diferencia.

La única alternativa que le queda a Fujimori es que prospere su pedido de nulidad de unos 200.000 votos (802 actas de votación), que todavía no fue resuelto por las autoridades electorales.