En una entrevista inédita de la que participaron más de 68 medios de comunicación de todo el país, el presidente Alberto Fernández realizó un pormenorizado recorrido por los objetivos de su gobierno y, con agenda abierta, habló sobre el compromiso para pagar la deuda, su intención de reformar la justicia y afirmó que enviará al congreso un proyecto para tratar la legalización del aborto.

Deuda

En relación a la negociación que mantiene el ministro Martín Guzmán con acreedores por los pasivos argentinos, el Presidente afirmó que la Argentina "tiene que dejar la triste manía de tomar deudas que después no puede cumplir". Y repasó: "En 2005 cuando renegociamos la deuda anunciamos la oferta en enero y terminó en diciembre. Pasó un año. Ahora pasaron dos o tres meses y nos piden resultados. Hay que ser menos ansiosos y seguir trabajando".

En ese sentido, informó que “las negociaciones con los acreedores avanzan y tenemos la confianza de encontrar un punto de acuerdo".

“Nos vamos a volver a levantar, vamos a encontrar un acuerdo. Quiero resolver el problema de la Argentina, no de mi Gobierno", reafirmó el Presidente.

Durante la entrevista federal en la que participaron periodistas de medios de todo el país y fue transmitida por Radio Nacional, Fernández subrayó que hay que "evitar que la Argentina siga siendo vista en el mundo como un país que no cumple sus obligaciones".

"Tenemos la confianza de encontrar un punto de acuerdo con los acreedores, pero ninguna negociación es fácil", sostuvo el mandatario, quien, pese a la cautela, apuntó a poder resolver "pronto" el conflicto.

Cuarentena

Por otro lado, ratificó su decisión de mantener la cuarentena general en los lugares donde hay transmisión comunitaria de coronavirus y remarcó que "circular es un riesgo enorme", a la vez que envió un mensaje a la oposición y afirmó que "para resolver los problemas de la economía habrá tiempo después".

"Hay que entender lo que entendimos al inicio: hay una sola manera de preservarse frente a la pandemia, que es quedarse en casa. El AMBA (Área Metropolitana de Buenos Aires) y Resistencia es donde están los focos más intensos. Ahí tenemos que ser muy firmes, muy duros y hacerle entender a los argentinos que circular es un riesgo enorme", sostuvo el mandatario.

El jefe de Estado se refirió a los cuestionamientos que recibe de parte de sectores que piden el levantamiento del aislamiento social, preventivo y obligatorio en el AMBA.

"Los argentinos tenemos que ponernos de acuerdo sobre la necesidad de preservarnos, de resguardarnos quedándonos en casa", indicó.

Y agregó: "Para resolver los problemas de la economía vamos a tener tiempo después, porque el Estado no va a dejar de socorrer a nadie, pero lo que no vamos a poder socorrer es a los que nos dejen: cada muerto me duele una enormidad".

En ese sentido, Fernández pidió que la gente "entienda la necesidad de volver a quedarse en casa para volver a ordenar un poco las cosas".

Asimismo, el Presidente alertó que "el crecimiento del uso de camas hospitalarias en los últimos días fue muy importante" y advirtió: "No vaya a ser que porque nos relajamos todo el esfuerzo se vuelva inútil". 

Espionaje ilegal

Acerca de la investigación judicial sobre presunto espionaje ilegal durante la anterior gestión, Alberto lanzó:  "Me da mucha vergüenza vivir en un país donde ocurran esas cosas. No me cabe en la cabeza que el Estado nos esté espiando".

"No puedo hablar de esto, porque no conozco las investigaciones. Debo tener un mínimo de prudencia y debo dejar que actúen la Justicia y la Comisión Investigadora del Congreso", señaló el mandatario 

En ese sentido, cruzó a la alianza opositora Juntos por el Cambio y señaló: "Tantas veces nos acusan a nosotros de prácticas que no hacemos y que tienen que ver con regímenes totalitarios y esto de entrometerse, usar servicios del Estado para conocer la intimidad de los ciudadanos lo leí en (George) Orwell y lo vi en regímenes comunistas".

"Está totalmente en contradicción con la calidad republicana que muchos de ellos dijeron querer preservar. Dejo que la Justicia actúe, resuelva. No voy a abrir juicio sobre quiénes son los responsables. Siento vergüenza de que eso haya pasado: eso pasó en la dictadura", manifestó.

E insistió: "Me da asco. Le prometo a los argentinos es que hoy no hay ningún argentino espiado desde el Estado. Si alguna vez encontrara haciendo una cosa semejante, el primero en someterlo al debate público sería yo, porque no lo permitiría".

Economía post pandemia

Consultado sobre como será la economía post pandemia, analizó que "básicamente será movilizada por el Estado".

Además, destacó que cuando finalice la cuarentena, la reactivación económica estará marcada por la obra pública: “Estamos buscando reactivarla desarrollando un plan en todo el país. La obra pública es un eje central para la reactivación, y estamos preparando programas para incentivar la producción privada a través de créditos blandos”, expresó.

Y anticipó que "busca la construcción de viviendas en todo el país", entre uno de los objetivos en esa área.

Legalización del aborto

El jefe de Estado informó que el proyecto de aborto legal, seguro y gratuito “está absolutamente terminado”, y destacó que cuando se mande "se va a generar un debate en la sociedad y está muy bien que así sea", pero aclaró que preferió "postergar ese debate hasta que resolvamos el debate de hoy que es la pandemia”.

"Cuando hablamos del aborto estamos hablando de un problema de salud publica", señaló.

Malvinas

En otro orden, el jefe de Estado apuntó que Argentina no va a ceder ni claudicar" en su reclamo de soberanía sobre las islas Malvinas y dijo además que no se va a tener "buenos modales" con el Reino Unido, sino que se continuará "exigiendo lo que corresponde" y que la reivindicación será una "demanda constante sobre la base de que no vamos a ceder".

Objetivos

Respecto a los objetivos que se había planteado al asumir al frente de la Casa Rosada, el mandatario explicó: "Las prioridades se han visto alteradas, no es que han cambiado. Un problema era la deuda, otro poner en marcha la economía, cómo mejorar la calidad institucional de la Argentina".

E insistió: "Esas prioridades no se han visto alteradas, sino que lo que se ha visto alterada es la realidad. La pandemia complicó absolutamente todo".

Fernández contó que se fueron descubriendo situaciones como cuando se lanzó el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) y se pensó que iba a ser para "dos o tres millones" de personas que no estaban registrados en la economía y "ahora son nueve millones".

"Son personas que no estaban registradas por el Estado, gente que estaba totalmente fuera del sistema", gráfico.

Además, ratificó su intención de enviar "en los próximos días el proyecto de ley de reforma judicial.