Acuerdo, unidad y diversidad. Tres palabras con las que el presidente, Alberto Fernández, llamó a construir la "Argentina del mañana" entre todos los sectores, dejando atrás el "odio y las divisiones" en tanto que ratificó la decisión oficial de "preservar la salud" en medio de la pandemia de coronavirus.

Así lo expresó al encabezar en forma virtual el acto central por el 204º Aniversario de la Declaración de la Independencia desde la Quinta de Olivos, donde intentó volver a mostrar un gesto federal hacia los gobernadores y otro más de consenso hacia los sectores industrial, empresario, rural, comercial y sindical.

"A siete meses de haber llegado al Gobierno, rescato lo que fuimos capaces de hacer como país: estuvimos asediados por un virus que puso en jaque a nuestros pueblos y todos estuvimos de acuerdo en que había que preservar la salud y la vida de la gente antes que nada", sostuvo el mandatario.

En ese marco, Fernández dijo que vivimos un "tiempo difícil porque le tuvimos que pedir a la gente que se resguarde para, mientras, poner de pie un sistema de salud que estaba muy golpeado y que hoy puede resistir la pandemia".

"Estamos tranquilos porque hicimos lo necesario en cada rincón de la patria, trabajando junto a gobernadores, ministros e intendentes, para que ningún argentino se quede sin la atención sanitaria que merece", afirmó.

Con una pantalla detrás que mostraba imágenes de todos los mandatarios desde sus provincias, Fernández añadió: "Prometí que el Gobierno iba a ser de un Presidente y de 24 gobernadores, que están hoy junto a mí unidos y trabajando para enfrentar lo que nos toca vivir". Luego, nombró y agradeció a cada gobernador.

En otro tramo de su discurso, el Presidente dijo hoy que, "ante estos tiempos difíciles, debemos ser como aquellos hombres que tuvieron coraje y no angustia", en referencia a la gesta patriótica que hoy se conmemora.

"La Argentina del mañana se construye con todos: los hombres y mujeres de la industria, del campo, del comercio, y las finanzas", agregó el mandatario, y también agradeció al sindicalismo argentino por "haber entendido la fragilidad" en tiempos de pandemia.

Asimismo, sostuvo que el "odio y la división nos posterga y paraliza", y afirmó que "ninguna sociedad concreta su destino en medio de insultos, divisiones y teniendo al odio como común denominador".

"Vine acá para terminar con los odiadores seriales y abrir los brazos para que nos unamos en busca de ese destino común. No vengo a instalar un discurso único. Celebro la diversidad", dijo Fernández.

En el inicio de su discurso, el jefe de Estado recordó a la fallecida cantante Mercedes Sosa, a 85 años de su nacimiento.

Previo a su mensaje, Fernández dio la palabra al gobernador José Manzur, desde la Casa de Tucumán, donde se proclamó la Declaración de Independencia el 9 de julio de 1816, y luego se emitió un video para recordar el acta de la Declaración de Independencia, leída por niños de todas las provincias.

Acompañando al Presidente en la residencia de Olivos, estuvieron presentes los titulares de la Unión Industrial Argentina ( UIA), la Cámara Argentina de Comercio (CAC), la Cámara de la Construcción (Camarco), la Sociedad Rural, la Asociación de Bancos Argentinos (ADEBA) y la Bolsa de Comercio; como así también el titular de la CGT, Héctor Daer.

En tanto, los 23 gobernadores y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, participaron del acto por teleconferencia. El acto central, que comenzó con celebraciones pasada la medianoche, se llevó a cabo en la provincia de Tucumán aunque fue encabezado por el primer mandatario desde Olivos.