El presidente Alberto Fernández remarcó la "necesidad imperiosa de terminar con la violencia de género", y afirmó que "no hay más espacio para ser tolerante con los violentos". Así se expresó durante la presentación de un plan de obra pública con perspectiva de género en la que también abogó por una sociedad "más allá" de la identidad de género y llamó a reconocer el trabajo de cuidado no remunerado.

"Cuanto más posibilidades damos en la diversidad y cuanto más achicamos las diferencias entre hombres y mujeres, estamos haciendo una sociedad mejor", sostuvo Fernández, al tiempo que enfatizó que "no hay más espacio para ser tolerante con los violentos".

El proyecto de obras públicas incluye la creación de lugares de contención específicos contra la violencia de género y la inclusión de mujeres en puestos de trabajo relacionados a la construcción.

"No estamos considerando los trabajos que las mujeres día a día desarrollan con sus familias o con los adultos mayores. Por imperio de lógicas machistas o patriarcales nunca fueron valoradas como debieron ser valoradas", remarcó el Presidente.

Fernández recordó, en este contexto: "Es una gran casualidad que ayer Micaela García hubiera cumplido 25 años. La que dio nombre a la Ley Micaela. Esa ley nos obliga a reflexionar para terminar con la violencia de género". El jefe de Estado consideró que "es el mejor regalo" para ella, no sólo por "crear lugares específicos" para las víctimas, sino también por las obras como parte del proceso productivo de la economía.

Micaela García fue una joven militante peronista que fue violada y asesinada en 2017 en Gualeguay, Entre Ríos. Por su femicidio fue condenado a prisión perpetua Sebastián Wagner, mientras que en honor a ella se nombró la normativa que establece la capacitación obligatoria para todos los funcionarios de la administración pública del país sobre géneros y violencia de género.

"El trabajo de cuidado de las mujeres es lo que hace a los seres humanos mejores seres. Nosotros somos el resultado del amor de nuestras madres. Nunca remunerado y nunca reconocido. Hoy es día es necesariamente reconocido y remunerado. Digo esto para que nos demos cuenta todo lo que nos falta", consideró.

Sobre esto, el Presidente subrayó: "No quiero vivir en una sociedad de ciudadanos de primera y ciudadanas de segunda. Quiero vivir en una sociedad con ciudadanía más allá de la identidad de género que uno tenga".

"Las mujeres hoy en día trabajan a la par del hombre", subrayó el mandatario, y remarcó que "se necesita una mirada de género" sobre todos los sectores. También destacó el trabajo de las mujeres cambiando adoquines, u otras actividades que "uno no pensó para la mujer", pero "pueden hacerla".

En el acto, que se realizó este mediodía en la Residencia de Olivos, estuvieron también presentes la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta; la titular de Aysa, Malena Galmarini; y el ministro de Obras Públicas, Gabriel Katopodis.