El presidente Alberto Fernández negó que exista malestar con los gobernadores que decidieron no autorizar las salidas recreativas a pesar de las recomendaciones del gobierno nacional, aunque remarcó que "no se puede tener a la gente con encierro eterno".

Fernández se refirió al comunicado conjunto que difundieron los gobiernos de la Ciudad de Buenos Aires, provincia de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe en el que explicitan que no están autorizadas las salidas de una hora por día que sí podrán tener otros distritos.

"El comunicado que sacaron los gobernadores lo hablado antes conmigo. Todo lo que queremos es preservar la salud de la gente también preservar la situación psicológica de la gente", señaló el jefe de Estado en una entrevista con Radio Con Vos.

De todos modos, se mostró partidario de que cada distrito evalúe los métodos para "cuidar la salud psicológica" de los ciudadanos, al referirse a las medidas para permitir salidas limitadas por fuera de "las cuatro paredes" de la vivienda.

"Tal vez en el momento en el que hice el anuncio debí haber aclarado que la posibilidad la tenian que ver ellos (los gobernadores) pero tenemos que ayudar a la gente a que tenga recreación, porque hace falta, que ha entendido el mensaje que hemos dados y tengo mucha confianza en cómo se comporta", marcó.

Remarcó no obstante que no hay diferencias con los gobernadores que "han acompañado todas y cada una de las medidas" .

"En estos gobernadores hay vocación de cuidar a su gente y por eso me tienen a su lado. Pero tampoco se puede tener a la gente con un encierro eterno", puntualizó.

Los mandatarios que mantienen las restricciones para las salidas son Horacio Rodríguez Larreta, de la ciudad de Buenos Aires; Axel Kicillof, de provincia de Buenos Aires; Juan Schiaretti, de Córdoba y Omar Perotti, de Santa Fe,  que administran los cuatro estados más poblados del país,