El presidente Alberto Fernández reforzó la postura del Gobierno nacional contra quienes aumentan precios y hacen "negocio" en medio de la pandemia del coronavirus. En este marco, aseguró que será "impiadoso" e "inflexible" contra "un número mínimo de vivos que quieren tomar de bobos a todos los argentinos".

"El riesgo de los argentinos no puede ser negocio para nadie", enfatizó el mandatario en declaraciones a radio Metro.

Sobre esto, adelantó: "En un rato, cuando se conozcan las medidas económicas, van a ver cómo hemos puesto a trabajar a todos en conjunto para ir contra los especuladores, contra los que suben los precios indebidamente, contra los que acumulan mercadería para esperar un mejor precio y venderlas mas caros. Contra todos voy a ser impiadoso".

"Sépanlo. Voy a poner a la AFIP, al Ministerio de Trabajo y a Defensa de la Competencia a perseguir a todo el que aumente los precios", advirtió, y sostuvo: "No me digan que uso los recursos del Estado a mi antojo, los voy a usar a favor de la gente. El que especula merece el peor de los castigos sociales, es imperdonable especular con la salud de la gente".

Fernández espera que, en línea con la propuesta de unidad que lleva adelante desde la campaña presidencial, "este virus maldito nos haga entender la necesidad de trabajar juntos y postergar aspiraciones personales e intereses de un sector", y remarcó: "Es una oportunidad, ¿por qué no la aprovechamos? De esto nadie debe sacar rédito".

También reiteró que a pesar de las licencias y suspensión de clases dispuestas por las próximas dos semanas "no estamos de vacaciones". "Si lo convertimos en una oportunidad turística, fracasamos", lamentó, ante la gran cantidad de casos de personas que deberían estar aisladas y decidieron movilizarse con sus familias a la costa y otros puntos de turismo. 

"Tenemos que actuar con racionalidad y hacer el esfuerzo todos", pidió el Presidente, y destacó que "los empresarios han tomado el desafío y están empezando a hacer turnos" en sus compañías.

En este sentido, aclaró que "hay actividades que no pudimos suspender, como la industria alimenticia; si no, nos quedamos en cuarentena y sin alimentos".

En cuanto a la situación económica de la Argentina que precede a la diseminación del virus, Fernández informó que por las medidas a tomar por la pandemia el equilibrio fiscal dejará de ser una de las prioridades de su gestión. “Necesitamos inyectar recursos para que la economía se siga moviendo y el trabajo se sostenga”, explicó.

“Hacés esto y se complica la cuestión fiscal, pero esta vez lo más importante es sostener la economía. Hasta (Ángela) Merkel lo dijo: cuando hay una emergencia y estás en terapia intensiva en materia económica, lo que necesitás es más tiempo”, analizó.

Por otra parte, reveló que la Cancillería está recibiendo "15 mil llamados diarios" de ciudadanos argentinos en el exterior que buscan regresar el país. "Lo vamos a ir resolviendo", prometió.

Al respecto, contó: "Mandamos a buscar gente a Italia, y la tripulación de Aerolíneas Argentinas no tiene dónde quedarse".