El presidente Alberto Fernández presentó el plan Detectar Federal en Rosario, Santa Fe, donde se comenzará a implementar el test rápido de antígenos, que permitirá aumentar la capacidad diagnóstica en las provincias con alta circulación del virus.

El test está destinado a personas con síntomas compatibles con Covid-19 hasta el día 7 del inicio de los síntomas y permite obtener el resultado en 15 minutos. "Hoy estamos inaugurando otra forma de testear, que nos permite conocer en el acto quién está infectado y quién no, y cuando alguien está infectado poder aislarlo para que no siga contagiando", explicó el mandatario.

Sobre el nuevo sistema de testeo, indicó que "nos permite multiplicar por tres la capacidad de testeo que teníamos", lo cual va a llevar a "lograr que tengamos alrededor de 100.000 test diarios, y nos va a dar mucha tranquilidad". Aún así, recalcó que "el aislamiento sigue siendo la mejor forma de preservarnos".

El Detectar Federal se extenderá al resto del país, pero se eligió Rosario como punto de inicio para su puesta en marcha porque "es el lugar a donde más irradió el AMBA el contagio".

Fernández recordó que "hace dos meses atrás el 93% de los contagios ocurrían en el AMBA y solamente el 7% en el interior del país", pero "aproximadamente el 65% de los contagios hoy ocurre en el interior del país, y el AMBA quedó reducido a alrededor del 35%". "Eso nos obliga a prestar atención a una nueva realidad: el contagio ingresó al interior del país", dijo.

Mientras que "ciudades como Santa Fe, que durante 70 días no tuvo casos, hoy enfrentan casos, y los pueden contener porque el sistema sanitario está preparado para hacerlo, pero tenemos que estar muy atento porque el problema de diseminación del virus es enorme".

"Es un virus que cuando te saca un metro de ventaja es muy difícil contenerlo. Por eso, todo este tiempo no fue en vano, fue un enorme aprendizaje. Una de las cosas que aprendimos es que si podemos detectar a los que están infectados, las posibilidades de que el virus nos gane ese metro de ventaja disminuyen claramente", comparó.

"Cuando todo esto empezó, todos nos preocupamos mucho por el Área Metropolitana de Buenos Aires. El AMBA, sin dudas, tiene una concentración demográfica que hacía sumamente riesgosa la posibilidad de que allí el contagio se multiplique. Nos preocupamos de que además el resto del país se prepare para lo que podría ocurrir", recordó Fernández.

Al rememorar las medidas que tomó el Gobierno al inicio de la pandemia para "garantizar que a ningún argentino al que el virus afectara pudiera quedar sin la atención sanitaria que merecía". "Eso lo hemos logrado", afirmó, al destacar la inversión de "más de 10 mil millones de pesos" en todo el país y la construcción de "más de 60 hospitales", incluidos los modulares, y "más de 3 mil camas" en el interior del país.

"Esto garantizó que a nadie le falte una cama, y que todo argentino que enfrente el virus y la enfermedad tenga la posibilidad de encontrar en el Estado una respuesta de atención médica", celebró, y remarcó que "en los lugares donde esto no ocurrió las muertes se multiplicaron por dos y hasta por tres".