El presidente Alberto Fernández expuso la necesidad de crear una "ley de Educación Ambiental" como un "primer paso" para reforzar el "compromiso" de los más jóvenes y de la sociedad en general con la naturaleza, por lo que propuso que en las escuelas se haga un "juramento al medio ambiente", como se hace con la bandera.

El mandatario reveló que propuso incluir en el "juramento al medio ambiente" por parte de alumnos y alumnas, tal como en la provincia de Misiones, para que "asuman el compromiso" de cuidar y preservar la vida ecológica y de los animales, y "no contaminar el lugar en el que vivimos", al presentar políticas ambientales junto al ministro de Ambiente y Desarrollo Sostenible, Juan Cabandié.

"Necesitamos hacer una Ley de Educación Ambiental para poner en cabeza de cada uno de nuestros niños y adolescentes por qué tiene sentido esta disputa, esta pelea" por preservar la "casa común", remarcó el Presidente, quien consideró: "Cuando nos encerramos por la pandemia, las condiciones ambientales parecieron mejorar".

"Cuando en 2015 se discutió seguir reduciendo el uso de combustibles fósiles para seguir bajando la contaminación ambiental, las grandes potencias se negaron y decían que eso podía ocasionar una caída del Producto Bruto Mundial del 4%. Y de repente apareció el coronavirus y el PBM cayó más de 10%", recordó.

Al respecto, se preguntó "¿No tenía sentido que nosotros hubiéramos hecho el esfuerzo de dejar de contaminarnos usando combustibles fósibles y aprovechando más las energías renovables?", pero lamentó que "a veces las corporaciones se vuelven más poderosas que los países y las decisiones de la gente".

También subrayó que "ningún negocio puede ser más importante" que preservar el ambiente. "Si fuera de otro modo, estaríamos privilegiando la rentabilidad de unos pocos en perjuicio de una inmesa mayoría" que lo "padece", sostuvo.

Aún así, destacó que se producen alimentos "respetando el medioambiente", como frutas, vegetales, proteínas animales. "Tenemos que dar el primer paso enseñando la importancia de todo esto a los chicos, y por eso la inclusión en la currícula educativa del medioambiente me parece muy importante", indicó.

"El cambio climático está generando desastres ecológicos en el mundo. Los incendios son una prueba de eso. Es cierto que hay dos tipos de incendio: los que genera el clima por sequedad y calor; pero están también los que incendian porque son unos pícaros que de ese modo persiguen mejores condiciones agrícolas de producción, y no se dan cuenta cuánto padecen los que están cerca", como en Entre Ríos y Santa Fe, "distinto a lo que vimos en el norte de Córdoba, donde tenía que ver con la sequedad, la falta de lluvia y el calor", recalcó.

Fernández aseguró que "la pandemia nos ha demostrado lo nocivos que fuimos los seres humanos" con el ambiente "ya que la primera vez que nos encerramos" en el marco de la cuarentena, "las condiciones ambientales parecieron mejorar".

"Yo vengo de una generación que ha disfrutado del mundo sin cuidarlo, y que repentinamente nos empezamos a dar cuenta que el mundo se nos está acabando tal como lo conocemos. Por lo tanto, una humanidad que no cuida del mundo es lo mismo que un habitante que no cuida su hogar, lo desprecia y lo maltrata. Nosotros no tratamos a nuestras como tratamos al mundo, y no reparamos en que el mundo es nuestra primera casa", manifestó.

El Presidente remarcó que la humanidad no puede "seguir repitiendo esta historia", porque eso implicará "terminar de consumir nuestra casa común".

Fernández contó que confió en Cabandié para ejercer como titular de la cartera ambiental "fundamentalmente porque es un joven", y por eso "él iba a entender que de los jóvenes depende esta lucha, porque son los dueños del mundo futuro que nosotros hemos maltratado tanto".

"Recibimos un país en terapia intensiva, y encima nos agarró el virus. Pero vamos a poder, porque siempre pudimos. Somos una sociedad experta en caerse y levantarse, es una experiencia que no le deseo a ninguna otra sociedad. Pero nos vamos a levantar una vez más", consideró.