Al anunciar el bono de $5000 para trabajadoras y trabajadores de comedores comunitarios, el presidente Alberto Fernández dio un mensaje sobre la importancia de las organizaciones sociales en las ayudas que propone el Estado y se le llenaron los ojos de lágrimas al referirse a “los que ponen lo poco que tienen en servicio de los que tienen aún menos”.

El mandatario mostró congoja y consideró “emocionante” el gesto solidario, además de asegurar que lo valora “mucho, porque esa es la mejor Argentina”. En reiteradas oportunidades ponderó a los movimientos sociales y dijo estar “eternamente agradecido”. 

“Cuando uno ve a esa Argentina desprendida, tan rica humanamente, y la compara con la Argentina egoísta que se concentra, que quiere acumular y no quiere repartir, se da cuenta de lo valioso que es este pueblo, así que gracias”, consideró Fernández, en el día que se publicó la sanción a la ley que grava por única vez a las Grandes Fortunas.

El Presidente también adelantó que las medidas sanitarias que se aplican por la pandemia de coronavirus (Covid-19) continuarán hasta al menos el 31 de enero y afirmó que “el problema no pasó”.

El acto se llevó adelante en el centro culural "La Chicharra" de  Moreno y contó con la participación de su intendenta, Mariel Fernández, además de distintas organizaciones sociales y comedores cómo la Corriente Clasista Combativa, Barrios de Pié además de estar presente Ignacio Levy, director de La Garganta Poderosa.