El presidente Alberto Fernández aseguró este sábado que desde el Gobierno "todavía no pudieron saber que pasa con Vicentin", y alertó que los datos de los acreedores "son preocupantes".

Tras dar marcha atrás con el DNU 522 que disponía la intervención de la agroexportora santafesina, el mandatario repasó los ejes por lo cuáles anuló la medida: "Los 60 días que nos tomamos para ver como encarar lo de Vicentin, se nos fueron y todos los datos que tenemos son que los activos de cubren un tercio de la deuda que tienen", precisó. 

Sobre la líneas generales del proyecto oficial, el Presidente subrayó: "Nosotros queremos rescatar a Vicentin, no a sus directivos. A los directivos los quiso rescatar el gobierno anterior".

"Estatizar deudas privadas, no. Salvar accionistas, no. Rescatar una empresa para que le sirva al Estado argentino, sí", enfatizó el jefe de Estado en diálogo con el Destape Radio.

En este sentido, señaló que la oposición "no quiere rescatar a Vicentin", y acusó que "sólo instalaron la idea de que éramos expropiadores seriales", lo que "generó un conflicto político"

El anunció de la derogación de Decreto de Necesidad y Urgencia fue realizado por Fernández vía Twitter, mientras que se hará efectiva por medio de un nuevo DNU que será publicado en el Boletín Oficial en las próximas horas.

En el texto el mandatario señala que "no solo no se ha podido hacer efectiva la intervención por cuestiones ajenas a la decisión del gobierno sino que esto ha impedido también el acceso a la información necesaria para continuar con las medidas tendientes a rescatar a la empresa".

Además, aseguró no estar dispuesto a "adoptar riesgos que podrían traer como consecuencia la estatización de deuda privada para que los argentinos y las argentinas deban hacerse cargo del irresponsable proceder de los actuales administradores", ya que, dijo, "el juez interviniente en el concurso (Fabián Lorenzini) no ha permitido hasta aquí que el Estado pudiera conocer cuál es el pasivo real de la compañía".