El presidente Alberto Fernández remarcó hoy que "el atentado de la AMIA fue muy doloroso para todos los argentinos" y destacó "la dificultad para investigar lo que pasó allí", en tanto que consideró la necesidad de que Irán permita investigar a los sospechosos.

"Vivimos en un país que alberga la segunda comunidad judía más grande fuera de Israel. Para nosotros hay una hermandad muy fuerte con esa comunidad", expresó Fernández durante una entrevista con el Comité Judío Estadounidense (AJC).

El primer mandatario consideró que "mientras esa verdad esté irresuelta, no estamos tranquilos" y sostuvo que  "cada día que se acerca el aniversario del Atentado a la AMIA nos invade un profundo pesar".

"Los argentinos sufrimos dos atentados terroristas: el de la embajada y el de la AMIA. El terrorismo altera la convivencia democrática de cualquier sociedad", expresó.

Y subrayó: "La Argentina tiene un pasado de haber soportado el terrorismo de Estado, que se ha llevado la vida de decenas de miles de argentinos. Es imposible que el terrorismo conviva con la democracia".

En ese contexto resaltó el caso de una alumna suya que falleció durante el atentado. El terrorismo se lleva víctimas inocentes, como fue Paola, mi alumna de 20 años que murió en ese edificio", manifestó.

"No podemos estar en silencio frente al terrorismo, porque eso es lo que hace que florezcan el nazismo y las extremas derechas en el mundo", afirmó.

La conversación entre el mandatario y la directora del AJC, Dina Siegel Vann, se dio en la previa al aniversario número 26 del mayor atentado terrorista perpetrado en la Argentina, el 18 de julio de 1994.