El presidente Alberto Fernández volvió a pedir la "unidad" de la CGT y la CTA en una sola central y que el campo de los trabajadores no se "divida" más, al encabezar la apertura del plenario nacional de la Central de Trabajadores de la Argentina por medio de una videoconferencia.

"No hay que aflojar, que nos nos dividan, que nos separen", sostuvo Fernández en un mensaje a los trabajadores. En este sentido, reiteró su frase "primero los últimos", que dijo cuando asumió el 10 de diciembre, e instó a "hacer todos lo necesario para sacar de la pobreza a los argentinos y devolverles la dignidad a los que han perdido el trabajo".

Como propuesta para la unidad de los trabajadores, remarcó: "Tenemos que estar más juntos que nunca. No debemos dividirnos más y, si la coyuntura nos divide, ya habrá tiempo para juntarnos. Pero que no nos hagan equivocar, que no nos enfrenten".

También puso como ejemplo la "unidad política" que logró la actual vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner al conformar el Frente de Todos con el titular de la Cámara baja, Sergio Massa, y otros referentes peronistas que se habían distanciado del kirchnerismo.

"Me encantaría que así como pudimos lograr la unidad política con Cristina y Sergio, pudiera lograrse la unidad de los trabajadores. Porque tenemos que estar más juntos que nunca”, subrayó.

Además, Fernández insistió en que "tenemos que reescribir la economía pensando en un gran acuerdo donde todos seamos actores, partícipes y donde todos ganemos. No un acuerdo donde unos ganan y otros pierden. Y eso hay que construirlo”.

El Presidente, en ese plano, propuso un "acuerdo sobre qué país queremos construir: un país integrado en el que todos tengamos voz, donde todos votemos, y un país que podamos reconstruir de nuevo”, y donde los trabajadores "tienen que ser actores centrales en el tiempo que se viene".

“Alberto sabe perfectamente bien a quién representa, y cuento con ustedes y ustedes conmigo, porque el primer compromiso lo tengo con los que me votaron. Y de eso no deben dudar. Cuando nos convencieron que no podíamos convivir con nuestras diferencias, nos gobernó (Mauricio) Macri”, dijo.

Sobre esto, reafirmó: "Sepan que acá tienen un compañero, que eventualmente ejerce la Presidencia, pero que nunca se olvida que es un compañero de todos ustedes”.

Por otra parte, afirmó que él mismo se propuso la "obligación de preservar las empresas y las fuentes de trabajo, y que aquel que esté trabajando tenga la seguridad de que el Estado ayuda a pagar los sueldos a su empleador”.

En esa dirección, exhortó a “estar más unidos que nunca para encarar el futuro con mucha fuerza para poder poner de pie a la Argentina otra vez”.

"Estamos viviendo un tiempo difícil y único en la Argentina y en el mundo que nos obliga a repensar el presente y el futuro. Nadie sabe a ciencia cierta dónde está el final de esta enfermedad que nos toca vivir, pero tenemos que integrar a todos los sectores de la sociedad”, reflexionó.