El presidente Alberto Fernánez volvió a defender el proyecto de reforma judicial presentado el 30 de julio, y desestimó las críticas de la oposición: "Podrán decirme lo que quieran, pero hasta la reforma judicial que propongo busca que el sistema judicial funcione no a partir del gobierno de turno o a favor del poderoso", subrayó. 

En diálogo con Radio Pop, el mandatario ratificó la iniciativa oficial, que ya recibió la desaprobación de Juntos por el Cambio al sostener que "demanda una desmesurada e injustificada cantidad de cargos", y cuyo costo fiscal, según calculos propios,  "estimamos en unos $ 4000 millones anuales”.

En este sentido, Fernández remarcó que la iniciativa "busca que el sistema judicial funcione no a partir del gobierno de turno o a favor del poderoso".

Al ser consultado sobre los balances de las variables económicas golpeadas por la pandemia de coronavirus, el jefe de Estado señaló:  "Nos jactamos de darle de comer a 400 millones de personas, pero el modo en que se distribuye el ingreso en Argentina es totalmente injusto"

En este sentido, condenó la meritocracia, e instó a que exista una "equidad es que todos tengamos las mismas oportunidades".

"En la meritocracia, por mucho mérito que haga un pobre no tiene las mismas oportunidades que un rico. Al más tonto de los ricos le es más fácil que al más brillante de los pobres", destacó el mandatario. 

"Siento que hay conceptos básicos, el concepto de meritocracia, en ese 41% hay gente que cree sinceramente que es una cuestión de mérito lo que pasa", resaltó. 

Al hacer un ánalisis regional, advirtió que América Latina "es una de los continentes más desigual que inclusive África".

"Estamos en el continente en que más desigualdad existe, es peor que África porque la distancia entre ricos y pobres es más grande", alertó Fernández.