El presidente Alberto Fernández consideró que no se puede "tolerar" que "la desigualdad se manifieste en gestos de humillación y de violencia" hacia la mujer, y que "padezca maltrato psicológico por el solo hecho de ser mujer".

Así se expresó durante la presentación del programa Acompañar del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad que asistirá a través de Anses con una ayuda económica equivalente a un salario mínimo, vital y móvil, cerca de $17.000, durante seis meses a mujeres y miembros de la comunidad LGBTIQ+ que acrediten encontrarse estar en una situación de emergencia.

En este marco, el presidente advirtió que el Gobierno está "liberando de los carceleros violentos a esas mujeres violentadas y agredidas" y les está "dando la oportunidad de empezar otra vez con la ayuda del Estado".

"Una mujer que es maltratada, humillada golpeada por el hombre que la acompaña necesita un espacio para dejar de sufrir", expresó el mandatario y agregó que con este programa el Estado "avanza" en su rol de "auxiliar a la mujer que sufre violencia de género" y se encuentra sin posibilidades de actuar por mantener un vínculo de "dependencia económica" con quien la somete.

Además, reconoció que las mujeres "protagonizaron en los últimos años un formidable movimiento social en demanda de sus derechos" y asumió en este contexto que resulta "increíble" que "todavía haya dificultades para que en la Argentina se entienda que todos tenemos los mismos derechos" y le pidió a la Justicia que aplique la ley Micaela y que "entienda la dimensión del problema" de la violencia de género.

El Programa, que forma parte del Plan Nacional contra las Violencias por Motivos de Género 2020-2022, garantizará a través de convenios con las provincias y los municipios la asistencia económica a personas en riesgo y contará con una inversión de casi 4.500 millones de pesos.

La iniciativa abarca además otros dispositivos de asistencia, asesoramiento, protección y fortalecimiento de acceso a la justicia y busca promover de manera integral el acceso a derechos económicos, sociales y políticos.

Por su parte, el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, resaltó que "contar con este programa permite generar una herramienta para cortar con cuestiones de riesgo en la integridad física por la falta de autonomía económica y social".

Reflexionó en ese sentido que "es importante que la agenda de género no sea sólo declamativa sino que incluya políticas transversales a todos los ministerios".

Luego, rememoró que, desde que asumió, en diciembre pasado, y creó el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad, la provincia cuenta con una agenda "muy intensa" en la materia.

"Hicimos muchas cosas: incorporamos la cuestión de la violencia a las emergencias decretadas en mayo y reestructuramos la línea 144, que estaba abandonada", contó Kicillof y apuntó que se recibieron "más de 12 mil llamadas".

En ese marco, consignó, fueron atendidos 1.800 casos críticos con políticas específicas "porque se trata de salvar vidas, porque son casos que requieren acciones urgentes e inmediatas".