De cara a las elecciones Legislativas Generales que se celebrarán el domingo próximo y bajo la consigna "Sí. Voto a voto, Argentina avanza", el Frente de Todos de la provincia de Buenos Aires realizó esta tarde su cierre de campaña en el Parque Néstor Kirchner de Merlo, acto que contó con la presencia de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner y donde el Presidente Alberto Fernández, el principal orador, instó al electorado a que el domingo lo acompañen con su voto a "construir el sueño de vivir la Argentina que nos merecemos".

En la multitudinaria actividad que dio comienzo pasadas las 18.55, el mandatario, quién además de Cristina, estuvo acompañado por el Gobernador Axel Kicillof, el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, y por la candidata a diputada nacional por la provincia de Buenos Aires, Victoria Tolosa Paz, reafirmó que su Gobierno eligió "cuidar a cada argentino y cada argentina" y destacó que "hoy la Argentina es uno de los países con mayor número de vacunados contra el coronavirus".

Destacó las iniciativas puestas en marcha para aliviar la situación de amplios sectores durante la pandemia, como la suba de los mínimos no imponibles del impuesto a las ganancias para los trabajadores y el "aporte de las grandes fortunas" para destinar a obras para los sectores más vulnerables.

Al referirse a la negociación de la deuda externa, dijo que es un tema que “tenemos que resolver" pero aseguró: "No lo voy a resolver en cinco minutos porque quien hace eso es porque le dio la razón al FMI en todo lo que ́pide, y la razón yo se la doy a ustedes" y subrayó que se tomará "el tiempo que haga falta para encontrar un mejor acuerdo”.

En otro tramo, Fernández aseguró que fue "escuchando" las demandas de los ciudadanos al haber advertido que, después de las PASO, "un número importante de argentinos no había acompañado" al Frente de Todos, y aseguró que el país tendrá este año "un crecimiento del 9 por ciento".

"Fui escuchando y dándome cuenta que todo ese progreso que efectivamente ocurre todavía no les había llegado", tras lo cual destacó que "estamos viviendo en una Argentina que este año va a crecer a más del 9 por ciento, donde hoy los salarios se están recuperando de la inflación y donde creamos 200 mil puestos de trabajo".

El mandatario aseguró además, que el Gobierno nacional seguirá dando "pasos firmes para que el crecimiento llegué a cada argentino y cada argentina", porque "no sirve de nada crecer a 9 puntos del PBI"  si ese crecimiento "no les llega a todos", tras lo cual instó a los ciudadanos a que lo "ayuden el domingo próximo" en las elecciones parlamentarias a "construir el sueño de vivir la Argentina que nos merecemos".

En esa dirección, finalmente les pidió a los argentinos y argentinas que "vayan y hablen con sus vecinos y le expliquen dónde estábamos, dónde estamos y hacia dónde vamos", tras recordar un país "sumido en el endeudamiento" como el que recibió el Frente de Todos, con "una deuda impagable" y "sin ministerio de Salud, de Trabajo ni de Ciencia y Tecnología".

Cabe destacar que la presencia de Cristina -la que estuvo en duda debido al posoperatorio que atraviesa tras haber sido sometida a una intervención quirúrgica-, y de la plana mayor de la alianza oficialista, buscó dar una muestra de unidad a días de unos comicios que no le auguran un desenlace favorable al Gobierno nacional debido, entre otras razones, a la crisis socieoeconomica que generó el desencanto en parte del electorado. 

Previamente, Tolosa Paz destacó que el Frente de Todos va a poner la Argentina de pie con la banca publica al servicio de quienes trabajan y producen" y aseguró que para ese espacio "el salario no es un costo".

Por su parte, Kicillof exhortó el próximo domingo a "llenar las urnas de votos", cuestionó a la oposición por afirmar que "vinimos a soltar presos" y de llevar a cabo "una campaña llena de agresión", y "de violencia".

Luego de asegurar que "después de una gran campaña de vacunación ya se está viendo un crecimiento de la producción y la reactivación", detacó que la etapa que viene será de "recuperación con inclusión social, nos llevará tiempo y esfuerzo pero vinimos a recuperar una Provincia y está en juego hasta donde llegará esta recuperación de crecimiento con justicia social", indicó el mandatario bonaerense.

En tanto que Massa aseguró que este domingo el oficialismo se "consolidará como la primera minoría del Congreso" y convocó a "multiplicar el crecimiento para cada argentino y argentina que está esperando que le devolvamos la esperanza de vivir en un país con igualdad de oportunidades".

Si bien inicialmente el evento había sido pensado como un cierre nacional que tendría lugar el sábado último y contaría con la presencia de los gobernadores, intendentes y legisladores que responden al Frente de Todos, finalmente el Comando Electoral decidió cancelarlo y en su lugar, optaron por provincializar la convocatoria, por lo que los mandatarios provinciales se abocaron a sus propios acto en sus respectivas provincias.

Lo cierto es que el asesinato del kiosquero Roberto Sabo en el marco de un robo registrado en Ramos Mejia, terminó jugando un papel importante en la decisión, ya que el hecho impactó fuertemente en la sociedad, que realizó una marcha en reclamo por la inseguridad, un tema que se metió en la campaña en los días finales.

Los comicios del domingo definirán una nueva composición del Congreso Nacional lo que resultará clave para que el oficialismo nacional logre aprobar leyes vitales que le permitan la gobernabilidad en el segundo tramo de su gestión.

Una eventual derrota electoral podría agudizar las divisiones internas en el Frente de Todos, con un pase de facturas, tal como sucediera luego del traspié sufrido en las Primarias Abiertas, por lo que reina la cautela en torno a como proseguirá el Gobierno a partir del lunes.

"Hay consenso en torno a que vamos a achicar las diferencias pero nadie dice que vamos a ganar, ahora resta esperar los resultados" señalaron fuentes bonaerenses de la alianza oficialista consultadas por este diario.

En el último tramo de la campaña, la alianza de Gobierno centró su estrategia en una micromilitancia casa por casa con la intención de convencer a los ciudadanos que en las PASO no concurrieron a emitir su voto y a aquellos sectores que en 2019 votaron por la fórmula de los Fernández y que en las Primarias decidieron darle la espalda, desilusionados ante la crisis socioeconómica.

Más notas de

Horacio Aranda Gamboa

Antes de viajar a Rusia y China, el Gobierno destacó la “excelente” relación con EE.UU.

Antes de viajar a Rusia y China, el Gobierno destacó la “excelente” relación con EE.UU.

Con marchas contra el FMI y la Corte Suprema, las concentraciones populares vuelven a ganar protagonismo

Las concentraciones populares vuelven a ganar protagonismo

Organizaciones sociales marcharán en respaldo al Gobierno para rechazar que el acuerdo con el FMI implique un ajuste

Movimientos sociales marcharán en apoyo al Gobierno frente al ajuste que pretende imponerle el FMI

Deserción escolar: el oficialismo cruzó a Soledad Acuña

Diversos sectores del oficialismo consideraron los dichos de Acuña de discriminatorios

Alberto: "Que Argentina tenga energía renovable hecha en Argentina y por argentinos, es soberanía"

Alberto aseguró que Argentina está comprometida con el cambio climático y defendió el rol de la minería

La marcha del 1F contra la Corte Suprema sigue sumando adeptos

La marcha del 1F contra la Corte Suprema sigue sumando adeptos

Alberto cuestionó que el FMI quiere imponer su receta

Alberto aseguró que el funcionamiento de la Corte "es un problema muy serio"

Postergan una semana el encuentro del Gobierno con JxC por las negociaciones con el FMI

Semana próxima: el Gobierno dará precisiones a gobernadores y legisladores de JxC sobre negociación con FMI

El Gobierno endurece su postura ante el FMI y suma apoyo de gobernadores oficialistas

Con posiciones diferenciadas, gobernadores respaldan negociaciones del Gobierno con el FMI

Alberto confió en reestructurar la deuda con el FMI pero advirtió que "la palabra ajuste está desterrada"

Alberto negó que un acuerdo con el FMI contemple recortes salariales o aumentos tarifarios desmedidos