A tono con la postal que se repite cada 15 días en Olivos, con Horacio Rodríguez Larreta a la derecha y Axel Kicillof a la izquierda, el presidente Alberto Fernández sostuvo que "después de muchos años la gente lo que ve es que tiene un gobierno de todos", en el que "todos hablan, donde todos conviven" y aclaró que eso sucede a pesar de que "no todos pensamos igual".

"Yo creo que una de las cosas que pondera Argentina del presente es que durante muchos años tuvo el gobierno de los unos y el gobierno de los otros. Y cuando estaban los unos, los otros estaban en contra y cuando estaban los otros, los unos se oponían", dijo en declaraciones a la Radio AM 750, en una jornada en la que tras anunciar la puesta en marcha de un plan de obras, en La Plata, volvió a la Casa Rosada para encabezar una reunión de seguimiento de la situación en el AMBA.

Cómodo en su papel de contemporizador, el jefe de Estado ahondó en la idea: "Después de muchos años, tal vez producto de la necesidad de la pandemia, ahora la gente lo que ve es que tienen un gobierno de todos, donde todos hablan, donde todos conviven", sostuvo. "Y no todos pensamos igual", advirtió y aseguró: "Lo tengo clarísimo, el modelo de país del que yo hablo, la gente de Cambiemos lo rechaza". "Ya vendrá el momento de confrontación de ideas de cada uno", aseguró.

Fernández presentó en La Plata junto al gobernador bonaerense un plan para reactivar la obra pública en medio de la pandemia de coronavirus por la que transita el país.

"La urgencia de crear el IFE dejó al descubierto que había un tercio de argentinos que el Estado no sabía cómo vivía ni qué hacía. Eso como sociedad a nosotros debe avergonzarnos", aseguró el primer mandatario.

"Esas cosas ocurren no necesariamente por la maldad de la gente o de los que gobiernan. Ocurren porque no se diseña un país igualitario ni con criterios de igualdad", remarcó.

El Presidente remarcó que "los desafíos no son la mano dura o la mano blanda". "Es todo marketing eso. Tener ahora en las cárceles personas en riesgo y que el Estado no reaccione es un acto inhumano", afirmó.

"Nosotros abrazamos la política porque la humanidad es lo que nos importa. Ahora nadie tiene la excusa de decir no me di cuenta. Si somos gente digna, no podemos permitir que la desigualdad se sostenga y se profundice", expresó. Y agregó: "Para que todo esto ocurra, no va a haber ninguna mano mágica del mercado que lo haga. Cuando veo todos estos desafíos, creo que tenemos una suerte: que este país más justo que hay que construir, nos tocó construirlo a nosotros. Y yo no voy a dejar pasar la oportunidad".