El presidente Alberto Fernández ratificó este jueves la adhesión de Argentina al Acuerdo de París y volvió a pedir por un "canje de deuda por clima" para aliviar la carga de los países que se encuentran "atados" a préstamos internacionales.

"Celebro que los Estados Unidos retomen esta agenda esencial por el futuro de la humanidad", inició el mandatario su participación en la  Cumbre de Líderes sobre el Cambio Climático.

Invitado por el presidente norteamericano, Joe Biden, Fernández anunció nuevas metas ambientales entre la que se destaca el envío al Congreso de la Nación de un proyecto de ley para tipificar las quemas de bosques como "delito ambiental".

"En la Argentina honramos el Acuerdo de París. He instruido a nuestro gabinete nacional para que elabore el plan nacional de adaptación e investigación a presentarse en la COP26 (Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático) de Glasgow. En este sentido me complace anunciar aquellos nuevos compromisos que orientan nuestro accionar. Primero elevamos nuestra contribucción determinada nacional un 27,7% respecto a la de 2016", repasó el mandatario.

El Presidente ratificó la meta por "alcanzar la neutralidad de carbono hacia el 2050", y enfatizó en el compromiso de desarrollar el 30% de la matríz energética con energías renovables. 

"Diseñamos un plan de medidas de eficiencia para la industria, el transporte y la construcción", indicó Fernández, para luego anunciar el desarrollo de un complejo productor y exportador de hidrógeno "como nuevo vector energético".

Deforestación ilegal y canje de clima por deuda

En otro tramo de su intervención, el mandatario señaló que desde el Gobierno nacional adoptarán "medidas profundas para erradicar la deforestación ilegal" tipificandola como "delito ambiental". 

"Enviarémos en breve a nuestro parlamento un nuevo proyecto de ley de presupuestos mínimos de protección ambiental de los boques nativos y el tratamiento de la ley federal de educación ambiental", anticipó el Presidente. 

Además, y en coincidencia con lo que había postulado este miércoles en la videoconferencia de la XXVII Cumbre Iberoamericana, Alberto Fernández insistió en la iniciativa "canje de deuda por clima".

"Necesitamos recordar lo que magistralmente nuestro querido Papa Francisco suele decir: la crisis ecologico y la crisis social son dos caras de un mismo problema. Y como bien ha dicho el presidente Macron (Emmanuel), necesitamos en tal sentido renovar la arquitectura financiera internacional. La agenda es clara: movilización de recursos concesionales y no reembolsables; canalizados a través de la banca multilateral y con procesos agíles; pagos por servicios ecosistémicos y canjes de deudas por acción climática", concluyó el mandatario.