El presidente Alberto Fernández y su par de Uruguay, Luis Lacalle Pou, protagonizaron un duro cruce en la cumbre del Mercosur que se celebró este viernes en conmemoración por la 30° fundación del bloque regional. 

La disputa tuvo lugar tras la disconformidad que manifestó el mandatario uruguayo por el congelamiento en las instancias de negociación con otros entes multilaterales, entre los cuáles se encuentra la Unión Europea (UE).

"Tenemos que avanzar en las negociaciones con otros bloques. Nosotros no estamos conformes. Nosotros creemos que es muy bueno iniciar diálogos, creemos que es muy bueno sentarse a la mesa, pero la suma de situaciones en la cuáles no catalizan estos acuerdos generan frsutaciones", cargó Lacalle Pou. 

La administración del líder del Partido Nacional y el presidente de Brasil Jair Bolsonaro conforman el frente dentro del bloque que impulsan la aceleración en la firma de convenios con el viejo continente, iniciativa que en una primera instancia la Casa Rosada muestra mayor cautela.

"Obviamente que el Mercosur pesa. Obviamente que el Mercosur, su actividad, su producción pesa en el contexto internacional. Lo que no puede ser es un lastre. Nosotros no estamos dispuestos a que sea un corset en el cual nuestro país no se pueda mover", fustigó el mandatario uruguayo, para luego anunciar que propondrán "formalmente" que "se discuta en la mesa el tema de la flexibilización".

Al momento de tomar la palabra, el presidente Alberto Fernández desestimó la crítica lanzada por su par uruguayo al repasar que las interrupciones en la etapa de negociación con la UE "es la intención de todos los países miebros" para "lograr avanzar, para buscar consensos, y que fundamentalmente todos podamos sentirnos hermanos".

"Si nos hemos convertido en otra cosa, en una carga, lo lamento. La verdad es que no queríamos ser una carga para nadie porque además una carga es algo que a uno lo tiren de un barco y lo más facil es bajarse del barco si es que pesa mucho. No queremos ser el lastre de nadie. Si somos el lastre de alguien que tomen otro barco, pero lastre no somos de nadie", retrucó Fernández. 

El último avance que tuvo el Mercosur con la Unión Europea se dio el 15 de julio de 2019 bajo la presidencia de Mauricio Macri en Argentina. 

El entendimiento en Bruselas, Bélgica, permitió avanzar en un "Acuerdo de Asociación Estratégica" lo cuál, según estamaciones oficiales, implica la integración de un mercado de 800 millones de habitantes y más de 100.000 millones de dólares de comercio bilateral de bienes y servicios.