El diputado radical Ricardo Alfonsín cuestionó hoy las detenciones de exfuncionarios del kirchnerismo ordenadas por el juez federal Claudio Bonadio y advirtió que “la Justicia no puede jugar al límite de la legalidad”.

Alfonsín remarcó que “la prisión preventiva es un instituto de interpretación y aplicación muy restrictiva” y que “no debe dejar duda alguna acerca de que se dan las condiciones legales para aplicarla”.

“Hasta donde conozco, esas condiciones no se verifican en el caso. La Justicia no puede jugar al límite de la legalidad; en caso de duda sobre la legalidad de una decisión, no hay que tomarla. Sería preocupante que pensáramos lo contrario”, sostuvo en declaraciones radiales.

De todos modos, al ser consultado sobre si consideraba que había alguna presión del Poder Ejecutivo sobre el Poder Judicial para condicionar su acción, sostuvo que no tenía “constancias de interferencias del Ejecutivo” y agregó: “Si las tuviera, las denunciaría”.

“Más allá de que voté en contra y critiqué duramente el Memorando, tenía y sigo teniendo muchas dudas acerca de si es o no un asunto justiciable”, completó.