En ocho allanamientos realizados en la causa por la muerte del fiscal Alberto Nisman se secuestró computadoras, archivos digitales y teléfonos celulares, y uno de los lugares fue la casa del acusado Diego Lagomarsino.

Además, se hicieron allanamientos en las viviendas de los cuatro ex custodios de Nisman, quienes el 21 y 22 de noviembre están citados a declaración indagatoria.

Los allanamientos tuvieron lugar en medio del secreto de sumario impuesto en la causa por el juez Julián Ercolini y luego de citar a indagatoria para el 14 de noviembre a Lagomarsino, acusado de ser partícipe necesario del crimen.

En los operativos y para resguardar la intimidad de los mismos, el juez prohibió que los agentes ingresen con sus celulares así como los testigos convocados para llevarlos adelante.

Los allanamientos tuvieron lugar mientras que se dispuso colocarle tobillera electrónica a Lagomarsino por supuesto entorpecimiento de la investigación, tal cual solicitó la fiscalía a cargo de Eduardo Taiano.