El juez platense Ernesto Kreplak ordenó hoy allanar cuatro cajas de seguridad que el gremialista detenido Marcelo Balcedo tenía en un banco del microcentro porteño, en el marco de la causa que lo investiga por presunto lavado de dinero y asociación ilícita, pero estaban vacías.

El magistrado dispuso el procedimiento luego de que la semana pasada, al ser arrestado en Uruguay, se encontraran en poder del sindicalista las llaves de esas cajas de seguridad.

El operativo estuvo a cargo de personal de Gendarmería Nacional en la sede del Banco Columbia, ubicado en el microcentro porteño.

El objetivo era corroborar si allí se encontraban las sumas de dinero que figuraban en unas cartas que fueron halladas en una de las propiedades que el secretario general del Sindicato de Obreros y Empleados de la Educación y la Minoridad (Soeme) tiene en Uruguay.

Sin embargo, las cuatro cajas de seguridad estaban vacías y no había rastros de las supuestas sumas millonarias de las que hablaban los papeles encontrados.

Este miércoles, en tanto, Paola Fiege, la esposa del sindicalista que también está detenida en Uruguay, solicitó que se le otorgue la prisión domiciliaria, pero el planteo le fue rechazado.

El pedido fue hecho por los abogados de la mujer ante el juez Kreplak, y se fundó en que la imputada quiere tener arresto domiciliario para poder atender a sus tres hijos.

El magistrado también recibió un pedido de excarcelación del secretario y mano derecha de Balcedo en el SOEME, Mauricio Yebra, y corrió vista a la Fiscalía para que brinde su opinión.

En tanto, el gremialista y empresario periodístico cambió de abogado y tiene como nuevos letrados a Rodolfo Patiño y Carlos Jorge Branca.

En Uruguay, además, Interpol y la Policía Nacional de Uruguay (PNU) realizaron operativos en la propiedad uruguaya conocida como “El Gran Chaparral”, luego de que un ex empleado de Balcedo afirmada que en ese lugar se realizaron “pozos de gran tamaño”, que la Justicia sospecha que podrían haberse utilizado para esconder dinero en efectivo.

En tanto, en la mansión de Piriápolis también se investigó una denuncia por la presunta tenencia ilegal de animales exóticos en el zoológico privado del detenido sindicalista.