La titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, defendió en un plenario de comisiones de la Cámara de Diputados el proyecto para una nueva Ley de Ética Pública y aseguró que se está "frente a una oportunidad única e histórica de modernizar y actualizar un régimen que de cabal cumplimiento al artículo 36 de la Constitución y a los compromisos internacionales asumidos por el Estado argentino".

La funcionaria expuso en una reunión informativa de las comisiones de Asuntos Constitucionales y de Legislación General de la Cámara baja, donde aseguró que "el tratamiento y la sanción de esta norma son importantes e imperiosos".

Para Alonso, la necesidad de darle celeridad al tratamiento tiene que ver con dar una respuesta de Estado para "subsanar" las falencias que, a su juicio, contiene la reforma impulsada por el kirchnerismo en 2013. Sobre aquella, opinó que se trató de una "reforma parcial, negativa, escondida en la reforma judicial que fue declarada inconstitucional". Y agregó que en dicha reforma "se recortó la información sobre declaraciones patrimoniales".