El ministro de Modernización, Andrés Ibarra, manifestó que el Gobierno analizaba hoy el alcance de la exclusión de familiares de ministros del ámbito del Poder Ejecutivo y aseguró que desde el Ejecutivo esperan que "todas estas medidas de eficiencia del gasto sean tomadas por las distintas administraciones”.

"Estamos viendo dos niveles de cosanguinidad -esto es esposos, padres e hijos- y se está definiendo ahora específicamente hasta dónde llega el tema”, aseveró el titular de la cartera de Modernización. En este sentido, Ibarra agregóque quedarían incluidos familiares de sangre y por matrimonio.Así se refirió a uno de los aspectos que comprenderá un decreto que será firmado -dijo- “en los próximos tres días” por el presidente Mauricio Macri. 

Según Ibarra, "no deben ser más de 40 casos” la cantidad de familiares de ministros que, con esta medida, quedarían afuera del gobierno nacional

Según el ministro, la exclusión del Gobierno de familiares de ministros “tiene que ver con dar una señal de transparencia” y explicó que, estará “especificado en el decreto”, que la medida no alcanzará a familiares que hubieran estado desde antes de la asunción de la función del ministro o ministra en un cargo en el Estado Nacional. 

La esposa de Ibarra, Carla Piccolomini fue directora de Relaciones Institucionales en Radio y Televisión Argentina (RTA). El titular de la cartera de Modernización aclaró que su mujer “fue elegida diputada nacional en octubre”, con lo cual “pertenece al Congreso y no está alcanzada” por el decreto que ayer anunció el Presidente.

"Donde hay estabilidad del empleado público, esto no juega porque hay por encima una ley superior”, explicó el funcionario. 

También negó que la decisión de eliminar los nombramientos de familiares en el Poder Ejecutivo tenga que ver con la polémica que desataron los nombramientos de familiares (hermanas y esposa) del ministro de Trabajo, Jorge Triaca, quien también designó a su ex empleada Sandra Heredia en el SOMU intervenido, en la seccional San Fernando. “Son medidas que venimos trabajando desde hace tres meses”, aseguró.

Por otro lado, en las entrevistas que concedió esta mañana, Ibarra enmarcó los anuncios -que comprenden también una reducción del 25 por ciento de los cargos políticos dentro del ámbito del Ejecutivo y el congelamiento por este año de los salarios de funcionarios- en “el proceso de transformación del Estado”, tendiente a que “funcione mejor y que le dé más servicios a la gente”

En este punto, dijo que se darán de baja “unos mil cargos superiores” sobre un total de 3600. En este sentido, señaló que desde el gobierno nacional, esperan que “estos ejemplos de austeridad y transparencia sean tomados en cuenta en todo el país”, y adopten medidas similares. 

"Estamos buscando que todas estas medidas de eficiencia del gasto sean tomadas por las distintas administraciones”, aseveró Ibarra, quien evaluó que “el problema que tiene la Argentina es común” a todas las jurisdicciones.