El moyanismo formalizó durante una reunión del Consejo Directivo el apoyo de sus aliados dentro de la CGT y del barrionuevismo a la marcha que realizará Camioneros el 22 de febrero, pero al encuentro no asistieron representantes de los gordos ni de los independientes, en desacuerdo con activar un plan de lucha, con lo cual la central obrera quedó al borde de una fractura.

Como se preveía, la reunión en la sede de Azopardo fue encabezada por Juan Carlos Schmid y Carlos Acuña, los miembros del triunvirato que responden a Hugo Moyano y Luis Barrionuevo, y sólo contó con la asistencia de dirigentes de esos sectores que, de todos modos, ocupan varias sillas del Consejo Directivo, por lo cual pudieron avanzar con la adhesión a la protesta.

Estuvieron Pablo Moyano (Camioneros), Facundo Moyano (en la actualidad no ejerce la conducción de ningún gremio), Julio Piumato (Judiciales), Jorge Sola (Seguros), Amadeo Genta (Municipales porteños), Sandra Maiorano (Médicos) y Víctor Santa María (Encargados de edificios), entre otros, mientras que enviaron representantes Omar Plaini (Canillitas), Juan Pablo Brey (Aeronavegantes) y Abel Frutos (Panaderos).

Por otro lado hubo notables ausencias de los representantes de los grandes gremios, quienes históricamente cultivan un perfil más dialoguista con los oficialismos. (ver aparte)

En tanto, hay dirigentes del Consejo Directivo que no están alineados con ninguno de los bandos y que jugaron a medias tintas ya que no concurrieron pero sí enviaron representantes, como el caso de los representantes del transporte, Roberto Fernández (UTA) y Omar Maturano (La Fraternidad), quienes manejan gremios clave para garantizar el éxito de un paro general y que, al menos por ahora, esquivan definiciones.

En medio de los cruces verbales entre el presidente Mauricio Macri y Hugo Moyano y del avance de causas judiciales contra la familia del camionero que tensó al máximo la relación con el Gobierno, los sectores más duros de la CGT convocaron por su cuenta al Consejo Directivo y, tras el extenso encuentro, Schmid anunció que la central obrera se sumará a la movilización al centro porteño del 22 de febrero, aunque reconoció divisiones internas ante los faltazos.

En conferencia de prensa junto a su par Acuña, Schmid señaló que el documento difundido en la cumbre de Mar del Plata por los sectores más duros del sindicalismo "ha sido apoyado por unanimidad por el Consejo Directivo" de la CGT, la que "va a acompañar a todos los gremios que tiene problemas y se están movilizando".

Según informó, de los 35 miembros del Consejo Directo hubo presencia o representantes de 26 de ellos y 9 ausencias, y agregó: "Acá estuvo la mayoría. La respuesta de por qué no estuvieron hay que pedírselas a ellos".