El Gobierno argentino desconoció ayer "la legitimidad" del mandato iniciado por Nicolás Maduro, ratificó su pleno reconocimiento de la Asamblea Nacional de Venezuela "como único órgano democráticamente electo" en esa nación y resolvió prohibir el ingreso al país de funcionarios "del régimen venezolano".

A través de un comunicado de la Cancillería, el Gobierno fijó su posición y adelantó que la Unidad de Información Financiera (UIF) "emitirá un alerta al sector financiero y bancario sobre los riesgos de realizar operaciones con empresas públicas venezolanas o controladas por el Estado venezolano".

El pronunciamiento del Gobierno argentino está en línea con la declaración del Grupo Lima del pasado viernes, en la que le pidió a Maduro no asumir y transferir el poder al Parlamento de mayoría opositora, mientras se convocan "elecciones democráticas".

El documento agrega que "al tiempo de condenar la ruptura del orden constitucional y el estado de derecho en Venezuela, la República Argentina ratifica su pleno reconocimiento de la Asamblea Nacional como único órgano democráticamente electo en dicho país".

Asimismo informó que el Gobierno argentino comunicó a Venezuela "la suspensión del Acuerdo de Exención de Visas en Pasaportes Diplomáticos y Oficiales con dicho país, prohibiendo el ingreso a la República de integrantes de alto nivel del régimen venezolano".

En el plano bilateral, la representación de la Argentina en Caracas "cuenta desde octubre de 2015 sólo con Encargado de Negocios y se han suspendido las negociaciones comerciales y los mecanismos de diálogo político". Sostiene que la Embajada Argentina en Caracas "continuará trabajando para brindar asistencia a los connacionales residentes en dicho país, defendiendo los intereses de empresas argentinas, y manteniéndose en contacto con las organizaciones y movimientos democráticos que consultan a nuestro país".