Argentina rechazó la detención de dirigentes opositores en Nicaragua y explicó por qué se abstuvo de votar en contra de ese país este martes en la Organización de Estados Americanos (OEA), decisión que fue criticada por el ex presidente Mauricio Macri.

En un comunicado conjunto emitido con México, la Cancillería argentina expresó "su preocupación por los acontecimientos ocurridos recientemente en Nicaragua. Especialmente, por la detención de figuras políticas de la oposición, cuya revisión contribuiría a que el proceso electoral nicaragüense reciba el reconocimiento y el acompañamiento internacional apropiados".

"Hemos sido testigos, en varios países de la región, de casos inadmisibles de persecución política. Rechazamos esta conducta", agregó el texto difundido por el ministerio que conduce Felipe Solá.  

La semana pasada, el gobierno nicaragüense detuvo a siete dirigentes opositores, entre ellos cinco precandidatos presidenciales en las elecciones que se celebrarán en noviembre próximo, en las que el histórico dirigente sandinista Daniel Ortega buscará su cuarto mandato consecutivo.

Los postulantes arrestados fueron el politólogo Félix Maradiaga, el economista Juan Sebastián Chamorro, el ex diplómatico Arturo Cruz, la periodista Cristiana Chamorro -que se perfila como la principal competidora de Ortega- y el ex canciller José Pallais.

Luego, el último domingo, la Policía Nacional de Nicaragua arrestó a otros cuatro opositores, también disidentes del sandinismo gobernante. Los nuevos detenidos fueron Suyen Barahona, el general retirado Hugo Torres, Dora María Téllez y Ana Margarita Vijil, de Unión Democrática Renovadora (Unamos) -los dos primeros, presidenta y vicepresidente del partido-, que se suman a Tamara Dávila, otra dirigente de esa agrupación que fue capturada el sábado, según el diario La Prensa, de Managua.

La condena de la OEA y la posición de Argentina

Aunque Argentina rechazó la detención de los dirigentes opositores, evitó votar en contra de Nicaragua ante la sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA que se celebró este martes, en la que el organismo multilateral condenó "inequívocamente" el accionar del gobierno de Ortega

Cancillería explicó por qué no acompañó la propuesta: "No estamos de acuerdo con los países que, lejos de apoyar el normal desarrollo de las instituciones democráticas, dejan de lado el principio de no intervención en asuntos internos, tan caro a nuestra historia. Tampoco con la pretensión de imponer pautas desde afuera o de prejuzgar indebidamente el desarrollo de procesos electorales. En este contexto, no nos fue posible acompañar el proyecto de resolución puesto a consideración hoy en el Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos (OEA)".

"Es perentorio que la OEA retome el espíritu constructivo de su Carta. Agradecemos el esfuerzo negociador de algunos Estados miembros y hacemos un nuevo llamado a restablecer el diálogo interamericano", agregó el Ministerio de Relaciones Exteriores.

En cambio, Argentina expresó su "disposición plena para colaborar constructivamente" y consideró que "esta situación será superada por las y los propios nicaragüenses, resguardando la convivencia pacífica, la división de poderes, el respeto a las minorías, las garantías constitucionales y, en general, el pleno respeto de todos los derechos humanos".

La resolución de la OEA fue acompañada por los votos de 26 países de entre los 34 que conforman el organismo. Las naciones que repudiaron la detención de los opositores nicaragüenses fueron Brasil, Canadá, Chile, Costa Rica, Ecuador, Estados Unidos, Paraguay y Perú, Antigua y Barbuda, Bahamas, Barbados, Colombia, El Salvador, Granada, Guatemala, Guyana, Haití, Jamaica, Panamá, República Dominicana, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, Surinam, Trinidad y Tobago, Uruguay.

Argentina se abstuvo junto con Belice, República Dominicana, Honduras y México, mientras que Nicaragua, Bolivia y San Vicente y las Granadinas votaron en contra.

El rechazo de Macri

El ex presidente Mauricio Macri criticó al Gobierno por su abstención en la OEA y sostuvo que "otra vez Argentina guarda silencio frente a violaciones a los derechos humanos".

"Otra vez Argentina guarda silencio frente a violaciones a los DDHH. En este caso absteniéndose de votar en la OEA la condena al régimen de Ortega que arrestó, entre otros, a cuatro aspirantes a la presidencia anticipando que las próximas elecciones carecerán de toda legitimidad", sostuvo el ex mandatario en su cuenta de Twitter.

En un nuevo cuestionamiento a la política exterior del gobierno del presidente Alberto Fernández, Macri remarcó además que "26 países condenaron los abusos del gobierno de Nicaragua" mientras que "Argentina miró para otro lado".