Luego del almuerzo que ayer compartieron en el Palacio San Martín, junto a varios ministros del Gabinete, el canciller Jorge Faurie y el secretario de Estado de los Estados Unidos, Rex Tillerson, coincidieron en profundizar el aislamiento político de Venezuela, mientras el funcionario de la administración de Donald Trump admitió que se estudian sanciones económicas al régimen de Nicolás Maduro.

En tanto, el presidente Mauricio Macri recibirá, hoy a las 10 en la Quinta de Olivos, a Tillerson con una variada agenda, en la que además de Venezuela, figuran el biodiesel; el posible reingreso de la carne a ese mercado; el pedido de apoyo a los Estados Unidos para que la Argentina acceda a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE); y puntos de la agenda relacionada con el G-20.

Durante una conferencia de prensa, Faurie y Tillerson expresaron que Venezuela debe restablecer el orden institucional en forma urgente. "No reconocemos la Asamblea Constituyente (convocada por el gobierno venezolano), y estamos pendientes de los presos políticos que no pueden participar. Adherimos a todos los mecanismos a nivel regional que permitan no aceptar las decisiones del gobierno de maduro. ¿Sanciones? Estamos siempre en la idea de que las sanciones no pueden afectar al pueblo venezolano", manifestó Faurie.

Faurie dijo que no existe un reconocimiento a la Asamblea Constituyente convocada por Maduro

Por su parte, Tillerson añadió que "analizamos mecanismos conjuntos para exigir que Venezuela cumpla con la carta democrática de la OEA ya que los venezolanos merecen otro gobierno que respete las libertades individuales. No hacer nada es dejar que el pueblo venezolano siga sufriendo". En este sentido, reconoció que se estudian sanciones económicas a Venezuela como la posibilidad de prohibir la compra de pétroleo o insumos derivados "considerando que nuestro desacuerdo es con el gobierno de Venezuela y no con su pueblo". Asimismo, Faurie aseveró: "Estamos haciendo un monitoreo preciso de cómo se pueden tomar medidas para evitar el financiamiento directo o indirecto del gobierno de Venezuela".

Además de la presencia del canciller, el secretario de Estado de los EE.UU. almorzó un asado con malbec, con los ministros Patricia Bullrich (Seguridad), Francisco Cabrera (Producción), Nicolás Dujovne (Hacienda), Oscar Aguad (Defensa), Miguel Etchevehere (Agroindustria) y José Araguren (Energía). Otro eje de la conferencia fue la necesidad de combatir el narcotráfico y el terrorismo, para evitar que tenga presencia en la región. "Hay una preocupación mutua de la presencia de grupos del narcotráfico que financian al terrorismo internacional", dijo Tillerson.