Con la cuarta edición del Ingreso Familiar de Emergencia ( IFE) ya en evaluación, el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, aseguró hoy que "hay mucha gente sin ingresos y tiene que ser acompañada" al ser consultado sobre la continuidad, o no, de la ayuda económica para los sectores más vulnerables o su reemplazo por el Ingreso Básico Universal.

"No quiero adelantarme porque se están evaluando distintas alternativas, pero está claro que hay gente sin ingresos o bajos ingresos que tiene que ser acompañada", dijo en diálogo con radio La Red.

Arroyo evitó confirmar un cuarto IFE, aunque en la última reunión del gabinete económico interministerial la titular de Anses, María Fernanda Raverta, señaló que se evaluó el impacto del bono de $10.000 y se avanzó en la "caracterización de la población" que recibe el monto.

Además, si bien el ministro no habló sobre el universo de personas que podrían percibir una eventual Renta Básica Universal en reemplazo del IFE en la post pandemia, advirtió que hoy son "11 millones" de personas las que reciben asistencia alimentaria, contra las "8 millones" que la percibían antes de la emergencia sanitaria.

"A los que ya estaban en los comedores y centros comunitarios se agregaron quienes hacían changas e iban a un comedor muy eventualmente; el que nunca había estado en un comedor e incluso el que tiene un trabajo formal pero sus ingresos no le alcanzan", indicó el funcionario.

Arroyo indicó que esas 11 millones de personas que recibe asistencia de alimentos "va fluctuando cuando se recarga la tarjeta alimentaria, pero permanece estable en 11 millones de personas, y marca el nivel de ayuda del Estado pero también el nivel de deterioro social".

Cuánto invirtió el Estado en asistencia alimentaria

Los datos actualizados al 31 de julio indican que el Estado invirtió "70.000 millones de pesos en alimentos, en sólo siete meses, comparados con los 28.000 millones durante todo el año pasado", señaló.

"De este total de 70.000 millones -precisó- unos 52.000 millones fueron a través de la tarjeta alimentaria y el resto compra de alimentos y dinero derivados a comedores y comedores comunitarios, unos 3000 centros a los que transferimos fondos".

Arroyo aseguró que "lo positivo" es que se logró cubrir la necesidad", pero asumió que aún es necesario "mejorar la calidad nutricional".

Sobre la compra de alimentos, en tanto, dijo que el ministerio se rige "por los precios máximos que fija la Secretaría de Comercio" y que compran "por debajo de estos precios máximos".

Toma de tierras

Arroyo planteó la "urbanización" como salida al conflicto de la toma de tierras que se dan en el sur del país y el conurbano bonaerense.

"Tenemos 4 millones de personas que viven en 4.000 barrios populares y hay una ley para urbanizar que tenemos que cumplir”, alertó al tiempo que consideró que “no se pueden promover las tomas de tierras" porque "son hechos ilícitos”.

Sin embargo, indicó que en las tomas “se dan varias situaciones" y reconoció que "por un lado hay un déficit habitacional" pero también "vivos" que buscan hacer negocios.

Recordó que existe "una ley para urbanizar que fue votada por todos los partidos políticos" y que es necesario aplicar.

"Esto ha empezado a hacerse pero hay que seguir. No puede ser que tengamos a mucha gente en estos 4.000 barrios sin agua, servicios básicos y hacinados”, indicó Arroyo.

El funcionario consideró que “hay que identificar para urbanizar lotes que ya tengan servicios básicos y, de a poco, comenzar la construcción de viviendas”.