El Ministerio de Seguridad de la Nación a cargo de Patricia Bullrich dio a conocer ayer los ascensos de una serie de gendarmes entre cuyos nombres figura el del subalférez Emmanuel Echazú, único imputado en el caso que investiga la muerte de Santiago Maldonado.

La medida fue considerada por la familia del joven tatuador como una provocación y una muestra de la "impunidad en ascenso".

La información que benefició al militar, fue dada a conocer a través del Boletín Oficial, mediante la resolución 1473-E/2017 que lleva la firma de Bullrich.

En los considerandos del texto, el ministerio de Seguridad precisó entre otras cosas que "Personal Superior mantenía su promoción supeditada a causas o situaciones que al presente se encuentran superadas y, habiéndose evaluado los resultados obtenidos por la Junta de Calificación respectiva, no existen impedimentos para el ascenso al grado superior del mismo, a la fecha que para cada caso especifica".

Echazú, quien ahora ostenta el rango de alférez, fue el uniformado de mayor rango que participó el 1 de agosto del operativo de desalojo de la Ruta Nacional 40, que se encontraba cortada por integrantes de la Pu Lof en Resistencia Mapuche en el departamento Cushamen de Chubut. Los rastros de Santiago se perdieron cuando intentó cruzar el Río Chubut, escapando a la represión.

Setenta y ocho días días más tarde el cuerpo sin vida apareció flotando río arriba.

Echazú fue uno de los gendarmes heridos por las piedras arrojadas por los manifestantes en su huida.

Como consecuencia del impacto, el ahora alférez, sufrió una doble fractura de pómulo.

La familia del tatuador consideró la medida como "prematura porque se encuentra en curso una investigación sobre la responsabilidad de ese y otros agentes en un caso gravísimo como el de la desaparición y muerte de Santiago".

También calificaron como "impropio y desaconsejable" el ascenso ya que podría "suponer cierto aval a practicas represivas ilegales y una provocación a los familiares de las víctimas".

Por su parte, Sergio Maldonado, hermano de Santiago, dijo que la medida es un premio y se preguntó: "¿Qué van a hacer con los que tiraron gas pimienta o le pegaron palazos a jubilados. Van a ascenderlos también?".