El anuncio de hoy tendrá novedades en el formato y el estilo de comunicación. De lo antiguo quedará la escenografía de una mesa larga con alcohol en gel y tres micrófonos. En el centro se ubicará el anfitrión, Alberto Fernández, mientras que a la derecha quedará Horacio Rodríguez Larreta y a la izquierda, Axel Kicillof.

Desde las 11 de la mañana comenzarán a delinear el mensaje que se emitirá esta vez en vivo. La última conferencia había sido grabada con problemas de sonido justo cuando hablaba el jefe de Gobierno porteño. Desde ayer trabajaban los equipos de comunicación para evitar nuevos inconvenientes tecnológicos.

Tampoco habrá conferencia de prensa como sucedió en el último anuncio. Ayer habían dejado trascender que iba a repetirse la modalidad de grabación, pero caída la noche hubo un cambio de planes.

La dinámica de la revelación de cada nueva etapa de la cuarentena se resuelve minuto a minuto. Aunque se confirmó que sumarán a tres gobernadores mediante videoconferencia.

En el diseño virtual estarán los mandatarios de Río Negro, Arabela Carreras, de Chaco, Jorge Capitanich, y de Jujuy, Gerardo Morales. El motivo de su participación está vinculado a los tres distritos con mayor tasa de contagios de coronavirus.

Las filminas cerrarán la puesta en escena del Presidente, que con el estilo de un profesor, irá desasnando las cifras y curvas del proceso de la pandemia en la Argentina.

El mensaje tendrá un directo reclamo a la "responsabilidad social" tras la cuarentena estricta. La etapa próxima será pasar a una fase 3, con apertura de comercios no esenciales, industrias y la vuelta a la actividad deportiva. El anuncio lanzará una advertencia que ante un rebrote de contagios se volverá para atrás.

En cada distrito habrá una apertura escalonada. En la Ciudad comenzarán con los comercios de cercanía y le seguirán los locales de indumentaria y calzado. Los runners tendrán un horario más amplio de 18 a 10 horas. En la Provincia, la actividad física quedará bajo el pedido de cada intendente. Los bonaerenses también irán hacia una etapa más aperturista con la vuelta de comercios e industrias.