El Gobierno busca que las 600.000 personas que reciben actualmente planes sociales "trabajen, se capaciten y puedan conseguir un empleo efectivo para dejar el plan", según reveló este sábado el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo.

"Tenemos hoy 600.000 personas que están bajo planes sociales, que cobran la mitad del salario mínimo. Lo que estamos planteando es que trabajen, realicen actividades", dijo hoy el funcionario nacional en declaraciones en FM Concepto.

El ministro explicó que están trabajando ahora para que esos beneficiarios de planes "pinten escuelas antes de que comiencen las clases, y se capaciten en la UOCRA, y llevarlo luego al sector privado con obras públicas de menor escala, y en otras actividades.

Arroyo detalló que hay cinco rubros "clave a la hora de vincular planes sociales con trabajo: construcción, producción de alimentos, textil, cuidado de personas y reciclado".

"La idea es que capacitemos, acompañemos, generemos un puente y que las personas tengan más capacidades para conseguir changas o efectivamente consigan el trabajo y ahí salgan del plan", sostuvo.

Respecto a la construcción, el ex diputado nacional del Frente Renovador subrayó que "la falta de infraestructura es un gran problema, pero a la vez una oportunidad desde este vínculo entre planes sociales y trabajo".

La idea de Arroyo apunta a las 600 mil personas con planes sociales que "cobran la mitad del salario mínimo" a través de los programas "Hacemos Futuro" (el ex "Argentina Trabaja") y "Salario Social Complementario", según explicó el propio ministro.

"Un tercio tienen capacitación, pero el problema es que la economía ha estado trabada; un segundo tercio necesita capacitación; y un tercer tercio, que es el más complicado, tiene problemas de salud, de adicción", precisó en la entrevista que concedió por la mañana.