El gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, vinculó el ataque a edificios judiciales ocurrido ayer en la ciudad de Rosario a las condenas que recibieron los integrantes de la banda narco "Los Monos" y aseguró que en los últimos tres años fueron desbaratadas "más de sesenta organizaciones delictivas". El mandatario provincial dijo que no le dio "demasiada trascendencia" a los ataques y que su gobierno combatirá a las bandas delictivas relacionadas al narcotráfico "hasta las últimas consecuencias".

El primero de los ataque ocurrió cerca de las 2.30 de ayer en el edificio de Tribunales provinciales, de Balcarce y Pellegrini, en el centro de la ciudad, cuando al menos dos hombres en moto dispararon contra el frente y provocaron roturas en los vidrios. El segundo se registró diez minutos después contras las puertas del Centro de Justicia Penal, de Sarmiento y Rueda, y los disparos destruyeron los vidrios de la puerta de ingreso.

"Fue una moto que circuló a la madrugada, pero son reacciones desesperadas por grupos que están siendo combatidos por la fuerzas de seguridad y por la justicia penal", dijo el gobernador.

"Venimos de una semana muy importante donde se confirmaron las penas del tribunal federal de Rosario a la banda Los Monos. La mayoría venía cumpliendo penas muy altas en distintos penales y estas nuevas penas se suman", agregó.

Además, el gobernador afirmó que los edificios de justicia cuentan con cámaras de seguridad en el exterior, por lo que "no hay dudas que estas personas van a ser rápidamente identificadas. En pocos días vamos a tener a los responsables en el banquillo de los acusados".