A más de 48 horas del inédito apagón que afectó a toda la Argentina con excepción de Tierra del Fuego, el Gobierno aún no tiene precisiones sobre las causas del traumático episodio que abre interrogantes sobre la sustentabilidad de un sistema energético que cuesta unos US$ 9.500 millones anuales mantener.

"Se siguen investigando las causas para determinar con precisión lo ocurrido, pero aún no tenemos información para brindar", dijo un portavoz de la Secretaría de Energía consultado por la agencia NA.

Sobre la posibilidad de que el secretario de Energía, Gustavo Lopetegui, concurra al Congreso a brindar un informe, el vocero dijo que sobre ese tema no hay novedades y que tampoco se recibió convocatoria alguna por parte del Parlamento.

Por ahora, la información que trascendió es que se identificaron cuatro fallas: dos inconvenientes en el sistema de transmisión y dos centrales que se subieron tarde al sistema, según indicaron las empresas Transener y Cammesa.

Uno de los problemas fue que hubo alertas sobre dos desperfectos en el sistema de transmisión y en ese punto dos centrales demoraron en reaccionar. Pero aún no hay precisiones sobre cómo ocurrieron esas fallas y menos aún si existe alguna sospecha de eventual sabotaje.

La Secretaría de Energía anunció el lunes que, como prevención, la red nacional tomará 25% menos de energía del Litoral, donde se originó el problema. 

A las 18 de este martes, había 3.254 usuarios sin suministro en el área de Edenor y 13.142 en la de Edesur.

En total, poco más de los 16.000, la mitad de los 30.000 que se habían informado el lunes por la noche. 

Lo que está más claro hasta ahora es que el origen de los problemas se desató en el corredor Litoral. 

La primera falla ocurrió en el tramo Colonia Elía/Mercedes, pero el apagado de esa línea fue exitoso, es decir que no provocó efectos en el sistema. 

Lo que ocurrió fue que la anomalía se repitió y allí empezaron las dificultades serias, porque un tramo que debió haber quedado inhabilitado automáticamente siguió activo.

¿Error humano o falla tecnológica? El Gobierno aún no dio precisiones sobre esta cuestión clave. 

Lo concreto es que este error implicó el apagado del sistema de alta tensión. 

A esto se sumó otra falla en una obra que se está realizando para desplazar una torre de 120 metros de altura, que estaba sobre el río y se pretende llevar a tierra firme, y por ello estaba fuera de servicio. 

Ante ese cuadro de eventos desafortunados, técnicos de Transener intentaron realizar un puente que uniera los puntos fuera de funcionamiento, pero no alcanzó. 

Transener es una firma controlada por Citelec, propiedad de Pampa Energía (de Marcelo Mindlin) y la estatal Ieasa (ex Enarsa). 

En medio de un escenario cada vez más complicado, el domingo a Cammesa le tocó rehabilitar la red eléctrica una vez que había dejado de funcionar. 

Allí jugó un rol clave Yacyretá, que tiene los motores para reiniciar el sistema. 

Finalmente, pasado el mediodía empezó la recuperación del sistema, de lo que pudo haber sido una catástrofe de haberse producido el corte un día hábil.