Las erráticas explicaciones del ex subsecretario general de la Presidencia, Valetín Díaz Gilligan, dejaron en evidencia al Gobierno, porque se le escapó que un funcionario omitió declarar una cuenta de 1,2 millones de dólares en un banco de Andorra.

Pese a que el segundo de Fernando de Andreis "no tenía claro" qué hecho se le imputaba tras la publicación en el diario El País de España, el ex funcionario tenía claro que estaba flojo de papeles para dar las explicaciones al Presidente, que tuvo que relegar otros temas y dedicarse a contestar preguntas durante el "retiro espiritual" en Chapadmalal.

En Balcarce 50 circula un "documento reservado" con información que aportó Gilligan para aclarar su situación de las dos sociedades en las que figura entre 2012 y 2014. Una de ellas es Line Action, por la cual aparecen las cuentas en la Banca Privada d'Andorra. La otra empresa tiene sede en Panamá bajo el nombre de Nashville. Ambas son propiedad del empresario futbolístico Francisco "Paco" Casal.

El renunciante tiene 10 días para aportar toda la información ante la Oficina Anticorrupción. Sin embargo, el Gobierno ya sacó su propia conclusión con los datos recolectados. Cree que "no hay delito" y que Gilligan "es inocente". Pese a esto, el ex subsecretario "no aguantó la presión" y decidió renunciar.

"Será un caso de omisión en la declaración jurada", justifica la Casa Rosada antes de la resolución de la OA. Una de las incógnitas del caso es cuál era la relación del ex funcionario con las empresas radicadas en Panamá y el Reunido Unido. "Se está aclarando el panorama", afirmaron fuentes gubernamentales. Los papeles están apareciendo. La información recolectada hasta ahora asegura que Gilligan fue director pero que nunca accionista, por lo cual tampoco cobraba remuneración. Estas son las explicaciones que dará ante la Oficina Anticorrupción que dirige Laura Alonso. Sin embargo, se detectaron algunos errores que cometió el ex subsecretario, que figuran en el documento secreto. Por un lado, que cuando se registró como director ante las autoridades británicas lo hizo con un domicilio en Panamá. Y en segundo lugar, que cuando declaró ante la banco de Andorra figura como beneficiario de Line Action, cuando en realidad el dueño era Francisco Casal.

Desde el Gobierno confiaron que "no hubo malestar" por el caso de Gilligan y que tampoco es una tema de preocupación en la sociedad en general. Negaron que haya vinculación con un viejo pase de cuentas con el Grupo Clarín o el Grupo Telefónica, que controla el diario español.

El argumento que presentará el ex funcionario vinculado también al club River Plate es que "no hay delito" y que las acciones de las empresas son propiedad de Casal. Sobre la cuenta de Andorra dirá que pertenecía a la sociedad del magnate futbolístico, de la cual era un empleado como director, por lo cual no tenía motivos para declarar nada en la AFIP.

Más notas de

Natalia Vaccarezza

Causa Vialidad: cómo reaccionará la Casa Rosada al veredicto sobre Cristina Kirchner

Cadena nacional de Alberto Fernández

El Gobierno anuncia hoy un nuevo refuerzo alimentario para contener el conflicto social

Conferencia de Tolosa Paz

Cómo se prepara el kirchnerismo para la sentencia de Cristina Kirchner

Las últimas palabras de Cristina

Sin Alberto Fernández, se reúne el Gabinete nacional

Sin Alberto Fernández, se reúne el Gabinete nacional

Alberto Fernández volvió al territorio bonaerense en medio de la interna en el Frente de Todos

Alberto Fernández volvió al territorio bonaerense

El Gobierno confirmó que estudia un bono de fin de año, ¿qué condiciones tendría?

La portavoz Gabriela Cerruti

Tras la derrota de la Selección, Alberto Fernández retoma su agenda en forma gradual

Alberto Fernández volvió a la Rosada

El Gobierno enfrenta una nueva jornada de piquetes

El Gobierno enfrenta una nueva jornada de piquetes

Cristina Kirchner apura la campaña electoral 2023

CFK en el acto de la UOM

Nuevas definiciones sobre el bono de fin de año: qué dijo Alberto Fernández

Kelly Olmos