La ministra de Gobierno bonaerense, Teresa García, afirmó este viernes que trabaja para un desalojo pacífico en Guernica, al asegurar que "hay sectores que están interesados en otro tipo de cosas con la toma", ante lo cual remarcó que "cualquier chispa que se prenda en ese lugar puede ser grave".

"Hay bastantes familias que se han retirado de la toma. También hay sectores que están interesados en otro tipo de cosas con la ocupación. La gran mayoría de la gente está ahí involuntariamente: a nadie le gusta estar en esa situación. Pero es verdad que hay un grupo de gente que toma un pedazo de terreno, dejan un palito y no duermen ahí: después los ve en las redes vendiendo un lote", sostuvo la funcionaria provincial.

En diálogo con Radio Rivadavia, la integrante del Gabinete del gobernador Axel Kicillof advirtió que hay "quienes mantienen esta obturación a poder resolver el problema y que dicen que el día del desalojo van a resistir y no van a dejar entrar a nadie".

"Hay que ir acompasando estas dos situaciones, que son muy delicadas, porque cualquier chispa que se prenda en ese lugar puede ser grave. Así que estamos trabajando con responsabilidad", subrayó García.

El plazo para efectivizar la orden judicial de desalojo del predio de Presidente Perón concluía el pasado jueves, pero la justicia aceptó el pedido de prórroga del Gobierno bonaerense. Ahora el desalojo debería llevarse a cabo el 14 de octubre, aunque de este modo el gobierno provincial espera ganar tiempo para avanzar en una solución pacífica.

Se trata de la segunda vez que el desalojo se pospone, ya que inicalmente estaba previsto para el 23 de septiembre. 

García señaló que su par de Desarrollo de la Comunidad, Andrés Larroque, entabló conversaciones con los intendentes de la zona sur del Conurbano para que los ocupantes del terreno de Guernica regresen a sus distritos.

"Hay algunas personas de Presidente Perón. Se habló con la intendenta (Blanca Cantero) para identificar los lotes que hay en el distrito para relocalizar a la gente que vive ahí. Después hay personas de distritos lindantes, como Lanús, Almirante Brown, Quilmes. También se habló con los intendentes de esos municipios (Néstor Grindetti, Mariano Cascallares y Mayra Mendoza) para obtener el mismo resultado: ver dónde se puede relocalizar a la gente de esos municipios en lotes disponibles en esos mismos municipios", contó la funcionaria.

La toma de Guernica ocupa 100 hectáreas y es una de las más grandes de la provincia de Buenos Aires. Comenzó en julio pasado y llegó a tener unas 2.500 familias, aunque algunas fueron desocupando el terreno de manera pacífica en las últimas semanas, al aceptar la propuesta de la Provincia.

García afirmó que buscan "acordar con esta gente que se ha puesto tan obtusa en que se pueda entrar y terminar el censo, porque es muy importante saber quiénes son las familias".

En ese sentido, la ministra indicó que el registro de los ocupantes se había terminado, pero "en los días en que no había esta obturación en la entrada a la toma ingresaron otras familias".