Varios dirigentes de Juntos del por Cambio empezaron a dar señales claras de sus intenciones políticas a partir del 10 de diciembre en el caso de que Mauricio Macri no logre la reelección. Dentro de la Casa Rosada comenzó a hablarse de un macrismo sin Macri. El sector más político da por descontada la derrota de Cambiemos en nivel nacional y en la provincia de Buenos Aires. Aún quedan esperanza en retener la Ciudad de Buenos Aires.

En ese armado post Macri, algunas de las principales figuras del oficialismo comenzaron charlas para la construcción política de cara a las elecciones legislativas de 2021 y las nacionales 2023. Aunque restan 17 días para las generales, en Balcarce 50 no desconocen la existencia de una "nueva mesa" de debate opositor que supone una derrota casi segura de Macri el domingo 27.

Fuentes consultadas aseguran a este diario que en ese armado, con una mirada más "horizontal", van a estar Horacio Rodríguez Larreta, Emilio Monzó, Alfredo Cornejo, María Eugenia Vidal, y Martín Lousteau. "No van a ser jefes sino accionistas", revelan las mismas fuentes.

Si bien consideran que aún es pronto para debatir sobre el futuro de Cambiemos, ya se iniciaron reuniones a puertas cerradas aunque algunos de los protagonistas empezaron a mencionarlo públicamente.

Lousteau fue uno de los primeros que comenzó a tejer alianzas después de la abultada derrota en las Paso del 11 de agosto. El candidato a senador habló de la "ampliación de Juntos por el Cambio" con un "liderazgo colectivo" en los que incluyó a Cornejo, Larreta, Monzó, Vidal, Gerardo Morales, Gustavo Valdés, y Rogelio Frigerio. Nadie menciona al actual jefe de Gabinete, Marcos Peña, autor de la campaña por la reelección de Macri.

Otro dirigente que se ve con futuro es el actual gobernador de Mendoza, donde su candidato a sucederlo, Rodolfo Suárez, acaba de vencer al Frente de Todos por una diferencia de 15 puntos. El titular de la Unión Cívica Radical dijo en una entrevista con Infobae que piensa "ser candidato a Presidente en 2023".

El peronismo gobernará con la mayoría de las provincias, pero el macrismo tendrá el desafío de mantener viva la llama opositora después del resultado de las generales, aunque sea sin Macri como armador.

El Gobierno insiste en revertir el resultado de las primarias con las marchas del "Sí, se puede", un slogan de campaña utilizado por Barack Obama en la campaña presidencial de 2008. El aire triunfalista rodea al discurso presidencial cuando en cada caravana asegura que "Esto se da vuelta". En paralelo, comenzó una convocatoria en las redes sociales el sábado 19 de octubre en el Obelisco bajo la consigna #19OlaMarchadelMillon. Fuentes oficiales confirmaron que esta invitación "surgió de manera espontánea", similar a la que se realizó post Paso en la Plaza de Mayo a la que asistió Macri. "Es una opción que estamos evaluado. La idea de participar en esta convocatoria sería en el marco de las marchas del "si, se puede", informaron a este diario fuentes oficiales. Las mismas aclararon que "no la están impulsado" los organizadores de la campaña y que "aún no tienen definida la presencia del Presidente".

Ver más productos

Miles de personas llegaron a la Plaza de Mayo desde distintos puntos de Capital y Gran Buenos Aires.

17 de octubre: una lealtad eterna

En cronishop.com.ar podés encontrar algunos de los mejores vinos y espumantes del mercado.

¿Cómo atraer a los Millennials al mundo del vino?

La Amazonia y la destrucción del mundo

La Amazonia y la destrucción del mundo

Ver más productos